Rusia condiciona el ingreso de Suecia y Finlandia a la OTAN

Mundo 17 de mayo de 2022 Por LPTV
El presidente Vladimir Putin aceptó la incorporación de ambos países en la Alianza del Norte, pero advirtió que responderá ante un refuerzo militar en la zona.
MKSYTOHUKJCDLOMAE27TOC66WU
Hasta la fecha Moscú ha dado pocas pistas sobre qué hará en respuesta a esta ampliación de la OTAN.

El presidente ruso ha advertido a Occidente de que Rusia responderá si la OTAN comienza a reforzar la infraestructura militar de Suecia y Finlandia. Pero Putin asegura que no tiene ningún problema con estos dos países nórdicos, que decidieron unirse a la alianza militar después del ataque de Rusia a Ucrania.

"En cuanto a la expansión [de la OTAN], incluso a través de nuevos miembros de la alianza, Rusia no tiene problemas con estos estados", dijo el líder ruso. "Por lo tanto, en este sentido, la expansión a expensas de estos países no representa una amenaza directa para Rusia".

Hasta la fecha Moscú ha dado pocas pistas sobre qué hará en respuesta a esta ampliación de la OTAN. Empezó diciendo simplemente que habrá una "respuesta militar-técnica". El mismo lenguaje que usaba antes de meter sus tropas en Ucrania.

Hoy Putin no ha dado pistas sobre cómo podría responder Rusia esta vez. "Veremos cómo será en función de las amenazas que se puedan crear para nosotros", dijo Putin. "En realidad, el problema se está creando desde cero", cree el presidente ruso. "Reaccionaremos en consecuencia a esto", aseguró.

"Además de esta interminable política expansiva, la Alianza del Atlántico Norte también va más allá de su destino geográfico, más allá de lo euroatlántico, tratando de involucrarse cada vez más activamente en los asuntos internacionales y controlar la situación internacional en términos de seguridad; y también influir, y no de la mejor manera, en otras regiones del mundo", criticó el líder ruso. "Esto ciertamente requiere atención adicional de nuestra parte", añadió.

Mayor tensión

Rusia lleva días avisando a Occidente de que no debería hacerse ilusiones de que Moscú acepte sin más la expansión de la OTAN para incluir a Suecia y Finlandia. El viceministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Serguei Ryabkov, ha calificado la ampliación como un error que aumentará la tensión militar.

El portavoz del Kremlin, Dimitri Peskov, avisa de que esta ampliación de la OTAN no fortalecería la seguridad de Europa. Es sobre todo la entrada de Finlandia la que cambia el panorama para Moscú. La extensión de la frontera que comparte Rusia con la OTAN pasaría a casi duplicarse tras sumarse los 1.300 kilómetros de la linde finlandesa.

A pesar de su población relativamente pequeña, Finlandia es una potencia militar importante que se ha alineado con Occidente durante décadas aunque sin dar el paso hacia la OTAN. Su ejército ha utilizado durante años equipos comprados en los Estados Unidos que son compatibles con los de sus aliados de la OTAN, lo que significa que podría unirse fácilmente a las misiones conjuntas.

Helsinki ha puesto en marcha políticas como el servicio militar obligatorio (todos los hombres finlandeses pueden ser llamados al servicio militar) y mantiene un alto gasto en defensa.

La respuesta rusa

Desde que Finlandia y Suecia plantearon su entrada en la OTAN existen preocupaciones sobre cómo podría reaccionar Moscú. Podría desplegar armas nucleares y misiles hipersónicos en el enclave ruso de Kaliningrado, como ha sugerido el entorno de Putin. Pero su advertencia de respuesta "técnico militar" ha hecho temer un ataque durante el proceso de entrada en la OTAN: un guion que ya se ha hecho realidad en Ucrania. Las palabras de Putin hoy parecen despejar ese primer escenario, el de causar algún problema al nuevo socio antes de que se pueda unir.

Otros analistas han apuntado que Rusia podría violar el espacio aéreo de Finlandia e interrumpir el transporte marítimo. O bien simplemente aumentar sus operaciones de inteligencia contra el país.

Finlandia fue parte del imperio ruso durante más de 100 años antes de obtener la independencia en 1917. La Unión Soviética invadió Finlandia en 1939 y se apoderó de más del 10% del territorio del país antes de que se firmara un acuerdo de paz en 1940. Durante la Guerra Fría Finlandia fue oficialmente neutral, pero permaneció bajo la influencia de su vecino y forjó estrechos lazos con la Unión Soviética.

Después de que Rusia se anexionase Crimea en 2014, Helsinki envió instrucciones renovadas a su gran fuerza de reservistas. El domingo el Gobierno finlandés confirmó de forma oficial que pedirá el ingreso en la OTAN, poniendo fin a casi ocho décadas de no alineamiento. El Gobierno sueco anunció hoy oficialmente, tras un debate en el Parlamento, su decisión de solicitar su adhesión a la OTAN.

Noticia relacionada:

LYRNYTN2MRGPXH4AL7T32425LEEl Gobierno minimizó las acusaciones de Rusia

Fuente: El Mundo

Te puede interesar