Caso Báez Sosa: Un testigo clave complicaría aún más a los rugbiers

Policiales 08 de enero de 2023 Por LPTV
Para la primera jornada de la segunda semana del debate oral están citadas a declarar 13 personas. Qué se espera para la segunda tanda de audiencias
3CO7YKZEZZHOTHGSCBEPSYF4EM
Los ocho rugbiers estuvieron rodeados de policías durante toda la primera jornada.

El lunes se retomará la segunda semana del juicio a los rugbiers por el crimen de Fernando Báez Sosa. Tras la declaración de más de 45 testigos, el fiscal de la causa, Juan Manuel Dávila, confirmó que las próximas audiencias serán clave.

Tal como está estipulado en el cronograma, la semana siguiente declararán 176 testigos entre los que figuran los peritos de rastro, químicos, ADN y los médicos que atendieron al joven de 18 años asesinado el 18 de enero del 2020 en Villa Gesell.

Alberto Fernandez y Cristina Fernandez de Kirchner durante el acto oficial por los cien años de la creación de YPFAlberto Fernández y su propia campaña para lograr la reelección

GNUMILQZVZCH5DAYAS64OJQO4Q

Este sábado, el abogado de la familia Báez Sosa, Fernando Burlando, expresó: “El deceso de Fernando se produce por politraumatismos y un sangrado masivo a nivel cerebral, los golpes mortales fueron aplicados en todo el organismo y todos los testigos observadores tuvieron pánico ante el castigo que le estaban aplicando a Fernando”.

“Los rugbiers se encargaron de armar un cerco humano infranqueable, hay personas que estuvieron en el lugar y no pudieron ayudar a Fernando por el pánico, por el miedo, porque temían por su propia vida”, explicó el letrado a TN.

bocaindependiente2jpgBoca se enfrenta a Independiente por el amistoso de verano

Durante los primeros cinco días del debate, los imputados Máximo Thomsen (23), Luciano (21) y Ciro Pertossi (23), Enzo Comelli (22) y Matías Benicelli (23) fueron identificados como agresores directos de la víctima. Por su parte, Lucas Pertossi (23) y Ayrton Viollaz (23) fueron ubicados entre quienes arengaban o golpeaban a otros chicos que querían defender a Fernando. El único acusado que no fue mencionado con una participación activa en el hecho en ninguna de las cinco audiencias fue Blas Cinalli (21).

Cómo viven los padres de los rugbiers el juicio por el asesinato de Báez Sosa

El jueves, Marcos Pertossi bajó de su auto y apuró el paso con el celular posado en la oreja. Entró al kiosco ubicado en la esquina la calle Belgrano al 100, a media cuadra de los tribunales de la ciudad de Dolores donde su hijo y sus siete cómplices son juzgados por el crimen de Fernando Báez Sosa. Allí, compró una gaseosa. Aunque intentó camuflarse bajo la visera, las gafas de sol y el barbijo, al salir del comercio, varios periodistas y cámaras de televisión lo rodearon. El hombre decidió no frenar. Apoyó una mano sobre la otra y, con los codos a la altura de los hombros, fabricó una barrera e ingresó a los empujones al Palacio de los Tribunales. No tenía interés en responder preguntas.

MDU2O2IVOBAEVAASDK5NKZH5SI

En el interior de la sala de audiencias, Pertossi se quitó la gorra y los anteojos. Tomó asiento en el banco de madera, al lado de la ventana, y esperó la llegada de su hijo, Lucas. Lo vio entrar esposado y escoltado por un agente del servicio penitenciario. En ese instante intercambiaron una mirada. Después, y durante las casi siete horas de audiencia, solo le vio la nuca a través del cerco de trece penitenciarios que lo rodeaba en la sala.

Mientras los testigos declaraban, Pertossi padre se desarmó sobre sus piernas al escuchar algunos testimonios. El codo en la rodilla, la mano en la frente, la vista al piso. Detrás de él, Marcial Thomsen, el papá de Máximo, históricamente el más propenso a hablar con la prensa, a veces le copia el gesto: su hijo es, hasta ahora, uno de los más complicados por los testigos.

2Accidente en la ruta camino a los Valles: un vehículo cayó al vacío

Otros padres llegaron también desde Zárate para presenciar el juicio, como Sergio Viollaz —papá de Ayrton— y de Marcelo “El Polaco” Comelli —padre de Enzo. Todos son casi testigos mudos en la sala. No expresan apoyos para sus hijos, casi no emiten sonido, apenas cuando conversan entre ellos en los pasillos, o con el abogado defensor Hugo Tomei. Saben que lo que puedan decir, si es oído, puede ser reproducido. Huyen de los medios y los periodistas: sienten que el periodismo condenó a sus hijos antes que la Justicia.

Los Thomsen no fueron los únicos que sintieron esa incomodidad en Dolores. El miércoles, durante la declaración de José María Ventura, el papá de Pablo —el remero falsamente acusado por los rugbiers que pasó detenido cuatro días en un calabozo— sacó a relucir una antigua discordia con Marcelo Comelli, frente al tribunal. Dijo que lo quiso “tomar de tonto” y sostuvo que el hombre le aseguró que “ninguno de estos pibes” lo había nombrado a Pablo como el presunto agresor.

Sin contar la audiencia de este viernes 6, a los familiares de los rugbiers, les esperan ocho jornadas más de juicio. Para la del lunes 16 de enero y la del miércoles 18, fecha en que se cumplirán tres años del crimen de Báez Sosa, algunos de ellos fueron citados a declarar como testigos por parte de la defensa, a cargo del abogado Hugo Tomei.

Se trata de Rosalía Zárate, madre de Máximo Thomsen; María Paula Cinalli, mamá de Blas; Ana María Tartara, madre de Lucas Pertossi; Érika Edith Pizzatti, mamá de Ayrton Viollaz; Héctor Eduardo Benicelli, papá de Matías; y María Alejandra Guillén, madre de Enzo Comelli. La expectativa por escucharlos crece a medida que se acercan las fechas: hasta el momento jamás brindaron declaraciones, más allá de una frase pasajera a la prensa.

Te puede interesar