¿Por qué hay más trabajadores que caen en la pobreza?

Economía 22 de junio de 2022 Por LPTV
La suba del costo de la canasta básica y alimentaria por encima de la inflación derivará en un aumento de casi 4% en el índice de pobreza.
VFFZG6TLW5GUDDNL7AC66POUYU
INFLACIÓN VS SALARIOS.

Casi $100.000 fue lo que necesitó una familia de cuatro integrantes en mayo para no ser considerada pobre. Eso es lo que costó la Canasta Básica Total (CBT), que tiene los bienes y servicios necesarios para sobrevivir. ¿Cuántos jefes o jefas de hogar ganan esa cifra hoy en la Argentina?. 

Un dato preocupante. Esos $99.677 que necesitó una familia para alcanzar una CBT están solamente a unos $7000 de distancia del salario promedio formal después de impuestos y retenciones (unos $106.000, según los últimos registros).

En otras palabras, el trabajador formal promedio de la Argentina trabaja por apenas una canasta básica y algo más. En la mayoría de los hogares, entonces, tienen que trabajar los dos adultos, con las complicaciones que eso implica en las tareas domésticas y de cuidado.

Los números coinciden con la estimación del Centro de Estudios Distributivos, Laborales y Sociales (Cedlas), que proyecta que alrededor de un tercio de los trabajadores hoy es pobre.

El cruce de información es todavía peor en el caso del salario mínimo. Con un valor que rozó los $39.000 en mayo, se necesitaron casi 2,5 salarios para cubrir una CBT familiar.

Milagros Suardi, economista de la consultora Eco Go, pone la lupa sobre el aumento de los salarios contra lo que ocurrió con las canastas. El salario mínimo subió en lo que va del año un 21,7%. En cambio, la CBT creció 30,9% y la Canasta Básica Alimentaria (CBA), 35%. Ambas se ubicaron por arriba de la inflación acumulada.

“El aumento en el precio de los alimentos tiene un impacto diferencial sobre los estratos de menores ingresos porque tienen una participación mayor en su canasta de consumo, de ahí la relevancia de comparar las canastas con el salario mínimo”, señala Suardi.

Matías De Luca, economista de LCG, proyecta un escenario en el que los números no mejoran para los hogares de bajos ingresos. “El Consejo del Salario fijó tres aumentos para lo que queda del año, lo que dejaría un aumento del salario mínimo del 49,5% anual en diciembre, mientras que se espera que la inflación cierre en torno al 80% para fin de año”, apunta.

Si se materializa este escenario, añade De Luca, “la pérdida del poder adquisitivo sería del 16% para este segmento”. 

Además, sobre lo que sucede con los niveles socioeconómicos más bajos en un contexto con el actual, agrega: “No resulta concebible convivir con un 5% de inflación mensual (80% anual) en una sociedad donde el 40% de las personas están por debajo de la línea de la pobreza. La inflación afecta 20 veces más al decil más bajo que al más alto”.

Por la suba de las canastas, ya se proyecta una suba de la pobreza en el primer semestre.

El resultado de las canastas con subas por arriba del avance del salario podría ser grave para el entramado social de la Argentina. Según estimaciones de Martín González Rozada, director de la Maestría en Econometría de la Universidad Torcuato Di Tella (UTDT), en el semestre que va entre diciembre de 2021 y mayo de 2022, la pobreza fue del 40,9%, casi cuatro puntos más respecto del 37,3% del segundo semestre del año pasado.

Todavía falta completar datos de junio, que se conocerán a mediados de julio, para saber qué pasó concretamente con la primera parte del año. “Con la información que tenemos de la evolución de las canastas, es casi seguro que va a haber un aumento de la incidencia de la pobreza en este primer semestre de 2022″, concluye el académico.

Fuente: tn.com.ar

images?q=tbn:ANd9GcQVYMreYYsUGCNv723YWEw8S5B_mSzvcROanKHLyFP-ZnrguUbPEum7mwCUAXysl-p-iHQ&usqp=CAUEl PJ va a la Justicia para anticipar las elecciones en 2023

Te puede interesar

Newsletter

Suscríbete al newsletter para recibir periódicamente las novedades en tu email

Te puede interesar