Seguinos en las redes:

º
Lunes 29/11/2021
X
Policiales

25/11/2021

Efectivos de Policía les dispararon a 11 adolescentes con balas de goma

Ocurrió en Loma Verde, partido de Escobar. Denuncian que los tiros fueron a mansalva y sin dar la voz de alto

Efectivos de la Policía Bonaerense dispararon a mansalva y a quemarropa contra 11 adolescentes durante una fiesta en Loma verde, partido de Escobar

Efectivos de la Policía Bonaerense les dispararon con balas de goma a 11 adolescentes durante una fiesta en la localidad de Loma Verde, en el partido de Escobar, y varios de ellos debieron ser hospitalizados.

El hecho ocurrió el pasado domingo a las 6:00 en una vivienda de la calle Nigromante al 400, entre Los Tilos y Los Aromos, cuando policías bonaerenses llegaron al lugar para disuadir a dos jóvenes que se estaban peleando en la vereda. Según narraron los testigos a El Día de Escobar, la situación se salió de control y los oficiales dispararon a mansalva contra los participantes de la fiesta.

Qué dicen los jóvenes atacados por la policía

Joaquín González (18), quien recibió un disparo en su ojo derecho por parte de uno de los uniformados, relató: “Me tiró de frente, a unos 6 metros de distancia, sin dar la voz de alto, ni nada. Sentí el impacto de una, fueron segundos”.

El adolescente contó que tras el disparo se metió en la casa agarrándose la cara porque “le sangraba mucho”. Cuando llegó al fondo se encontró con dos oficiales más que le indicaron que se tire al piso. El joven acató la orden pero dijo que igualmente “le seguían gritando y diciendo de todo”.

“Yo les pedía por favor que llamen una ambulancia, que estaba perdiendo mucha sangre, y uno de ellos me pateó la cabeza y me dijo que me calle la boca. Después vino otro y me pateó también”, relató González.

El muchacho fue atendido en un sanatorio porteño, y por ahora, el pronóstico de su ojo es reservado. Tuvo que hacerse una tomografía y atenderse con un neurólogo por las contusiones que tiene en la cabeza.

Según González, los hechos comenzaron minutos antes de las 6:00, cuando ya había amanecido. “Yo estaba mirando lo que pasaba y empecé a escuchar muchos disparos, que eran todos de la Policía, porque nadie de nosotros tenía armas o algo por el estilo. Encima no se podía salir para ninguno de los dos lados, porque cortaron la calle con los patrulleros”, sostuvo.

La situación duró alrededor de 40 minutos. “Ingresaron a la casa, patearon la puerta y tiraron balazos adentro”, aseguró. También dijo que nunca explicaron el porqué del accionar: “Solo nos insultaban y nos pegaban”.

Se supo que en la calle se encontraron 14 cartuchos de escopeta y en la vivienda otros 30. Sin embargo, González afirmó que se escucharon más disparos y denunció que los policías “levantaron varios cartuchos antes de irse”.

El joven también negó que los uniformados hayan respondido a algún tipo de agresión y que eso haya desatado la represión. “No había motivos para lo que hicieron. Ni siquiera había botellas, porque no las dejaban pasar a la fiesta; tampoco cuchillos para cortar el hielo, ni nada de eso. No había elementos punzantes”.

“Éramos todos amigos, conocidos, estaban mis primos y estábamos haciendo una fiesta de fin de año”, señaló, aún sorprendido por todo lo que pasó.

Por su parte, Paula Palacios, la dueña de la casa donde se desarrollaba la fiesta, también dio su versión los hechos en Facebook: “Eran como 20 policías en línea disparando balazos a quemarropa sin parar. Fue algo siniestro. Quedaron todos los pibes tirados y heridos, nadie los socorrió, nunca vino una ambulancia”. La mujer definió la situación como “una emboscada”.

Palacios contó que los policías se metieron en su casa, fueron hasta el patio, los pusieron a todos boca abajo y les apuntaron a la cabeza, mientras que a algunos les pegaron en la cabeza y en el cuerpo.

También denunció que, después de reprimir, los uniformados “se fueron y los dejaron tirados. Yo tuve que cargar a todos los chicos heridos y llevarlos para que los atiendan”.

Al estar involucrada la Policía Bonaerense, las pericias en el lugar del hecho quedaron a cargo de Gendarmería. La investigación, en tanto, recayó en la Unidad Funcional de Instrucción de Delitos Complejos de Zárate-Campana, a cargo del fiscal Martín Zocca. A su vez, tomó intervención la Dirección de Asuntos Internos de la Policía Bonaerense.

Fuente: TN