Seguinos en las redes:

13º
Jueves 13/05/2021
X
Mundo

14/04/2021

Reino Unido celebra el principio del fin del confinamiento con cautela

Boris Johnson celebró el nuevo relajamiento de las restricciones en el plan de salida del confinamiento, pero advirtió que el peligro no ha pasado. ¡Mirá las imágenes!

“Exhorto a todos a que continúen comportándose con responsabilidad y que recuerden la consigna de “manos, cara, espacio y aire fresco” para suprimir el Covid mientras avanzamos con el programa de vacunación”, dijo el primer ministro Boris Johnson.

La realidad es que tampoco el programa de vacunación es una garantía frente a la amenaza de una tercera ola tal como subrayó este martes un miembro del Comité Conjunto de Vacunación e Inmunización (JCVI) del Reino Unido.

“Es un gran alivio que un altísimo porcentaje de la población vulnerable esté vacunada de manera que, si el virus vuelve a descontrolarse, el daño estará relativamente acotado. Cuando digo relativamente acotado estoy hablando de una tercera ola que cause entre 30 y 50 mil muertes. Las vacunas son importantes, pero igual de importante son las medidas de distanciamiento social”, señaló Jeremy Brown, miembro del JCVI.

No está claro si este mensaje de cautela va a calar en los británicos. A cuatro meses de impuesto el tercer confinamiento nacional, la población está celebrando esta primera semana de recuperación de una libertad limitada de movimiento con masivas reservas en pubs, bares y restaurantes al aire libre.

Ni las gélidas temperaturas de una primavera mediocre (máxima de 8 grados el lunes, nieve en algunas zonas del país) contuvo el frenesí de salidas que incluyó la delicia consumista de los shopping centre, encuentros en gimnasios, y charlas, barbijo mediante, con el peluquero.

Frente a esta respuesta efervescente el gobierno cruza los dedos. En el ministerio de Salud, el mensaje es que habrá un inevitable aumento de los contagios y que se hará una nueva evaluación para ver si se puede pasar a una nueva fase de apertura el 17 de mayo (restaurantes, bares, abiertos puertas adentro, extensión a otras actividades, vacaciones en países con mejor clima).

La gran esperanza es que el exitoso programa de vacunación en marcha (más del 60% de la población adulta con la primera inoculación) sea suficiente para neutralizar o, al menos moderar, el impacto de la reapertura.

El director del Grupo de Asesores del Gobierno en Nuevas Amenazas Virales Respiratorias (Nervtag), Peter Horby, explicó que va a depender de la disciplina con que la población adhiera de manera sostenida a los protocolos. “El aumento de casos es inevitable. Esperamos que esto no se refleje mucho en el número de hospitalizaciones y muertes. Está bien disfrutar la libertad, pero hay que ser conscientes que un alto número de gente todavía no ha sido vacunada o no se ha infectado y están expuestos al virus”, dijo Horby.

Es difícil que el relativo acatamiento en estos dos días de los protocolos se mantenga en el tiempo. Según el ente nacional de estadísticas, la ONS, la conducta de los ingleses ha mostrado un creciente relajamiento desde el pánico de enero cuando quedaron desbordados los hospitales y se tocaron nuevos records de internaciones y muertes. A fines de marzo, con la mayor parte de la actividad social limitada o prohibida pero con las escuelas abiertas, la ONS halló que un 23% de los adultos consultados admitían que habían violado las reglas reuniéndose con gente que no era parte de su casa, su burbuja o la que estaba vinculada laboralmente. En enero, el porcentaje era del 13%.

Fuente: Página 12