Seguinos en las redes:

15º
Jueves 13/05/2021
X
Actualidad

16/04/2021

Uno de los acusados del abuso sexual en manada de Burruyacu, fue echado de la Legislatura

Una joven de 23 años que denunció haber sido violada en manada el 6 de marzo en una fiesta clandestina que tuvo lugar en una casa situada en la localidad Burruyacu.

Por el hecho, tres hombres de entre 25 y 30 años fueron detenidos y acusados de ser los autores del ataque sexual.

La víctima había salido esa noche con dos de sus amigos, Benjamín Padilla y David Aranda, según declararía más tarde ante la Justicia. Tomaron un par de bebidas en el bar Punto 25 junto a otras personas y, más tarde, se fueron a una fiesta en una casa cercana. Ya era domingo, cerca de las 7 de la mañana. La gente se estaba yendo. El dueño de casa comenzó a limpiar todo. La víctima estaba cansada y pidió una cama para descansar.

Padilla y Aranda, según su denuncia, fueron con ella a la habitación. Cuando ella se acostó, se le tiraron encima. Y comenzó el infierno. Ella relató ante la fiscalía cómo ocurrió el abuso. Luego, entró una tercera persona: Maxi Décima, consta en su declaración.

A Benjamín le sonó el teléfono, él atendió y pareció tener intenciones de irse. Andrea le pidió por favor que se lleve a los otros dos. "Él se rió y dijo ´muchachos´y se fue", se lee en el expediente. El abuso continuó, de las maneras más crueles y violentas imaginables, según el documento judicial. Ella terminó destruida. Se durmió.

Despertó cerca del mediodía. El dueño de casa dormía en otra cama en la misma habitación. Ella no lo conocía, pero desde entonces entablaron una relación de cooperación. Cuenta que él no supo nada de lo que estaba pasando y que, cuando entró al cuarto, al verla sola y desnuda se limitó a taparla. No tenía idea de lo que le había pasado. Cuando ella le contó, él le dijo que denuncie todo.

Este viernes por la tarde se conoció que Padilla fue echado de la Legislatura, lugar donde trabajaba. Las razones se ajustan al estatuto que establece que aquellas personas que presten servicios para la Legislatura deben acreditar la buena conducta mediante el certificado de antecedentes que otorga la policía. 

Como Padilla está envuelto en la causa y bajo prisión preventiva, se determinó interrumpir la relación laboral.