Covid: expertos dicen que estamos entrando en la cuarta ola

Actualidad 15 de mayo de 2022 Por LPTV
Como la mayoría de los distritos limitó los hisopados, es difícil saber el número real de casos. Internaciones y vacunación, otras dos variantes clave.
testeos en la ciudad
Con menos hisopados, los expertos advierten que las olas de Covid ya no se pueden comparar.

Los casos de Covid están aumentando, no hay dudas, pero ¿cuánto realmente? Mientras los reportes epidemiológicos del Ministerio de Salud muestran que en solo cuatro semanas los positivos se duplicaron, en números totales contabilizan unos 2.520 diarios en promedio, apenas el 2,5% en relación a los 100.000 que se superaron en enero. Para los expertos, esta ola no es comparable con las anteriores en términos numéricos.

En la mayoría de los distritos del país, como la provincia de Buenos Aires, el Estado solo testea a las personas que se encuentran en grupos de riesgo, como adultos mayores, embarazadas y inmunosuprimidos. Una excepción es la ciudad de Buenos Aires, donde hay 14 centros de testeos para quienes tienen síntomas, dos para quienes no los tienen y dos operativos Detectar.

Con una tasa de positividad del 21,6%, el territorio porteño detectó una suba del 86% en solo una semana, según el parte semanal del 8 de mayo. Fueron 6.443 positivos semanales contra los 3.456 de los siete días previos. A nivel nacional, sin embargo, el aumento fue del 54% según el mismo reporte, que informó un total semanal de 17.646 casos. Los números se actualizarán este domingo con el nuevo parte oficial. 

Para el jefe de Infectología del Hospital Álvarez, Arnaldo Casiró, "se debería facilitar el testeo en todo el país a toda la población, porque es probable que con el frío y el relajamiento de las medidas estemos entrando una cuarta ola, pero es difícil saberlo ahora porque no tenemos los números reales".

En ese sentido, apuntó que "los informes semanales a nivel nacional mezclan datos de ciudad de Buenos Aires, de Chaco y provincia de Buenos Aires, que testean de manera diferente. Es muy difícil tener una visión clara de lo que pasa en el país así. No sabemos quién tiene Covid y quién gripe".

Por su parte, el infectólogo Roberto Debbag, presidente de la Sociedad Latinoamericana de Infectología Pediátrica (SLIPE), opinó que ya "no tiene sentido comparar olas" y explicó que el número de testeos no va a ser "de ahora en más una cifra real de comparación" con otros momentos de la pandemia.

"Lo que deberían hacer (desde el Gobierno nacional) es compartir los datos de los estudios de hallazgos de Covid 19 en aguas cloacales. Cuando la política de testeos es baja, el mundo mira la cantidad de virus en aguas cloacales y así puede predecir futuros aumentos", puntualizó el especialista. En la provincia de Córdoba un estudio de este tipo permitió en diciembre prever la tercera ola que se desarrolló en el verano.

En la Argentina, "los estudios en aguas cloacales se hacen, pero el Estado decidió que fueran confidenciales", siguió el especialista. Desde su visión "los testeos y los centros de testeo deberían aumentar aunque sea para grupos de riesgo", pero la estrategia de vigilancia debe hoy centrarse en cuatro aspectos: estudios genómicos, serológicos, de aguas cloacales y, por último, de testeos en poblaciones de riesgo. 

"Estamos cursando una nueva ola pandémica, que la va a marcar un nuevo grupo integrado por los 4 millones de argentinos que no están vacunados, las personas que tienen vacunas incompletas, que son el 12% de quienes comenzaron la vacunación pero no recibieron una segunda dosis, y los que no recibieron la tercera dosis, que es el 60% de la población", afirmó.

Gabriel Battistella, subsecretario de Atención Primaria porteña, relativizó en diálogo con Clarín la importancia de los testeos: "En la Ciudad, seguimos con los centros de testeo abiertos a libre demanda, pero el principal tablero es cómo nos va con las internaciones".

"Esta es una situación distinta al resto de olas. Aumenta la positividad y los casos, pero está teniendo un mínimo impacto a nivel internación, dado el porcentaje de vacunación. En este momento de transición, de pandemia a endemia, el impacto hay que medirlo con las internaciones. Veremos que se habla en el Cofesa esta semana, pero la estrategia es tener lugares centinelas para ir monitoreando las variantes, porque a esta altura el testeo no te da ningún cambio de conducta", agregó.

Desde el Ministerio de Salud de Nación señalaron a este diario que por ahora no está prevista una modificación de la estrategia de vigilancia para incrementar los testeos. 

Por su parte, Ricardo Teijeiro, infectólogo e integrante de la Sociedad Argentina de Infectología (SADI), aseguró que "lo que está haciendo la Argentina es lo que hace todo el mundo y lo que corresponde en esta situación epidemiológica" y explicó que "en esta etapa, con la variante Ómicron en circulación, estamos viendo una enfermedad respiratoria simple y en ninguna otra enfermedad respiratoria simple se masifican los testeos".

"No hay que bajar los brazos, porque no sabemos si no va a haber una variante más agresiva. La pandemia no terminó, pero no hay que malgastar recursos con una cepa como esta, que no causa un problema para la salud pública como en otro momento. Ahora, los contagios pasaron a hacer un cuadro leve", afirmó.

Elena Obieta, médica infectóloga y jefa de Enfermedades Transmisibles y Emergentes de San Isidro, explicó que hoy basta con el diagnóstico clínico para detectar casos pero que debería testearse, además de los grupos de riesgo, "a todo aquel que se interna por una neumonía grave, para saber qué tiene. La prioridad a nivel sanitario hoy es aumentar la vacunación. Hay que recordar que todavía tenemos a más de la mitad de la población sin la dosis de refuerzo. Aumentar el testeo no nos va a dar un panorama distinto. Sabemos que están aumentando los casos, sabemos que hay que seguir cuidándose”.

Fuente: Clarín

alfredo-casero-1356660Casero anunció su retiro tras la polémica con Majul

Te puede interesar