LOS PRIMEROS LOS PRIMEROS

23 de mayo de 2022


Bullrich habló a fondo de su enfermedad y cómo la detectó

El ex senador de Juntos por el Cambio dio detalles acerca de los primeros síntomas que anticiparon el diagnóstico de su esclerosis lateral amiotrófica (ELA)

General 08 de mayo de 2022 LPTV LPTV
esteban-bullrich-2022jpg
Esteban Bullrich

Hace poco más de un año, la vida del Esteban Bullrich cambió de manera drástica: fue diagnosticado en Estados Unidos con esclerosis lateral amiotrófica (ELA).

Se trata de una enfermedad neurodegenerativa que debilita los músculos y reduce paulatinamente la movilidad y el control corporal. Si bien existen tratamientos para enlentecer el avance de la condición, la ELA no tiene cura hasta el momento.

En diciembre de 2021, la progresión del mal neuronal obligó a Bullrich a renunciar a su banca en el Senado de la Nación. Luego de dar un emotivo discurso de despedida, el dirigente de Juntos por el Cambio fue aplaudido por todo el recinto, sin distinciones partidarias.

A cinco meses de su alejamiento legislativo, Esteban abrió su corazón acerca de cómo transita la enfermedad por la cual los médicos le dieron una esperanza de vida de entre dos y cinco años.

En diálogo con Jorge Fontevecchia, al ex ministro de Educación de la Nación recordó que comenzó a sentir los primeros síntomas durante una reunión virtual, cuando se le “patinó la lengua”.

Diagnóstico

“No le di importancia, pero me quedó en la cabeza porque no era normal. Al tiempo empezó a pasar más seguido y comenzó el camino de médicos y estudios, hasta que viajé a Estados Unidos y confirmé el diagnóstico”, indicó.

En ese sentido, el ex legislador confesó que tras ser diagnosticado con ELA, sintió un profundo enojo. “A Dios le preguntaba ¿por qué? ¿Por qué esto? ¿Por qué ahora? ¿Por qué a mí? Estaba furioso. Pensaba en todo lo que me iba a perder”.

Sin embargo, Esteban Bullrich tomó la difícil decisión de transformar esa furia en una búsqueda espiritual e intentar comprender, a través de la fe, el por qué de su diagnóstico.

Por otra parte, Bullrich contó que la situación que atraviesa le permitió disfrutar más de las pequeñas cosas como “un abrazo, la alegría de un hijo, meterte a la pileta, caminar unos metros o reírte con amigos”.

“No pienso en plazos, encomiendo mi futuro a Dios. Él sabe por qué hace las cosas. Cada día me despierto y tengo un día entero para hacer cosas. Vivo día a día y estoy en paz y feliz”, concluyó el dirigente.

B3IPPZP4DJDDRNCQNXAMO7VIAILula avanza con la idea de Sur, moneda única latinoamericana

Fuente: Ciendiarios

Te puede interesar

Lo más visto

Newsletter

Suscríbete al newsletter para recibir periódicamente las novedades en tu email