Sospechan que un expolicía mató a su hijo de 16 años por un conflicto familiar

Policiales 19 de noviembre de 2021 Por Luciana Lajud
Conmoción en Bariloche. El presunto asesino habló desde un hospital tras intentar quitarse la vida. El relato de la mamá de la víctima

Santiago Arriagada tenía 16 años cuando lo asesinaron y encontraron su cuerpo el 31 de octubre pasado a un costado de la ruta de Circunvalación y junto a un santuario del Gauchito Gil, en la ciudad de Bariloche. En las últimas horas, trascendió un testimonio inesperado que podría esclarecer el caso.

Se trata de Luis Díaz, un policía retirado que se recupera en la terapia intensiva del Hospital Zonal tras un intento de suicidio, quien este miércoles le confesó a su hijo haber matado al adolescente porque reclamaba ser reconocido.

Los rescatistas determinaron en aquel momento que se había broncoaspirado y generado un cuadro de neumonía que agravó su estado de salud, en un fallido intento por quitarse la vida ahogándose.

Pese a no estar obligado a declarar contra su padre, tras escuchar la confesión del crimen el hijo de Díaz se reunió con la fiscal Betiana Cendón, quien lo imputó por el hecho y ordenó una custodia policial en el hospital a la espera de que declare cuando los médicos consideren que se encuentra en condiciones de hacerlo.

El desgarrador relato de la mamá de Santiago

“No me sorprendió nada de todo esto, empecé a atar cabos y me di cuenta que otra cosa no había pasado. Era imposible que mi hijo se hubiera ido a una juntada a tomar alcohol o con drogas”, dijo Raquel, la mamá del adolescente asesinado, en diálogo con Radio Seis.

La última vez que habló con su hijo, el chico estaba contento porque ese día iba a encontrarse en el Shopping Patagonia con Díaz, su padre biológico. “Venía diciendo que quería verlo y tener una comunicación más fluida, encontrarse, hacer cosas, que lo aconseje. Era la segunda vez que se veían”, sostuvo.

“No tenía relación con el papá. Santiago estaba muy feliz. Fue él quien pidió ver a su papá”, reafirmó la mujer, apenada por el desenlace que tuvo el tan ansiado encuentro.

Para Raquel, el momento más difícil fue cuando vio la su hijo en la Morgue, pero también en ese momento corroboró que no estaba equivocada en sus sospechas. “Su cara estaba toda golpeada. Le falta cabello. Se nota que se lo arrancaron. Y está claro que lo fueron a tirar. Había huellas de autos. Creo que fue alguien con experiencia y mucha fuerza”, detalló.

“Es injusta la vida, solo pido que la justicia lo castigue como se merece. No me va a servir, ni me va a devolver a mi niño pero por lo menos que pague, que se haga justicia por mi hijo Santiago”, concluyó Raquel.

Fuente: TN

Te puede interesar

Newsletter

Suscríbete al newsletter para recibir periódicamente las novedades en tu email

Te puede interesar