Despiden al kiosquero asesinado en Ramos Mejía

Actualidad 09 de noviembre de 2021 Por Carolina Yoldes
Familiares y amigos dan su último adiós a Roberto Sabo en Morón, desde las 17. “Sé que muchos son clientes y lo querían mucho. El que quiera pasar es bienvenido”, dijo Nicolás, uno de sus hijos.

Roberto Sabo, kiosquero asesinado en Ramos Mejía el domingo, es velado este martes por la tarde en una ceremonia en Morón a la que asisten amigos y familiares.

El último adiós al comerciante, de 48 años y muerto a balazos por delincuentes en un asalto, se realiza a partir de las 17 en la casa velatoria Pache, situada en Eva Perón 1122.

“Sé que muchos son clientes y lo querían mucho. El que quiera pasar a despedirlo y dejarle un mensaje es más que bienvenido”, señaló Nicolás, hijo de Roberto Sabo, en una nota difundida a través de las redes sociales.

La autopsia al kiosquero asesinado en Ramos Mejía: recibió cuatro balazos a corta distancia y uno le perforó el corazón

Durante el mediodía se conoció que el kiosquero fue ejecutado de cuatro disparos realizados a corta distancia: menos de 30 centímetros. Así lo reveló el informe preliminar de los forenses que recibió en las últimas horas el fiscal de La Matanza, Federico Medone, a cargo de la investigación.

Los cuatro balazos impactaron de lleno en el pecho de la víctima: uno de los proyectiles le perforó el corazón y uno de los pulmones de lado a lado.

“No quiere decir que los impactos hayan quedados alojados, sino que pueden tener orificio de entrada o salida”, precisó una fuente cercana a la causa a Télam.

El dolor del hijo del kiosquero asesinado en Ramos Mejía: “Mi novia y yo pensamos en irnos del país, tengo miedo de ir a trabajar”

Horas después del asesinato a quemarropa de Roberto Sabo a manos de un delincuente que asaltó el kiosco que tenía en Ramos Mejía, Nicolás, uno de sus hijos, pidió que se haga justicia. “Estamos devastados”, dijo a TN.

Expresó que tiene miedo de ir a trabajar y pidió que se condene al acusado a cadena perpetua. “Que se pudran en la cárcel”, sostuvo. “Y no se olviden de la chica, aunque sea menor”.

Ahora vendrá el momento más duro. Nunca perdí a nadie cercano y hoy me toca hacer todo esto por mi papá. Ayer mirábamos el kiosco de reojo y pensabamos que en algún momento vamos a tener que volver”, consideró el joven de 25 años. “Tengo miedo de ir a laburar”, se sinceró.


Fuente: TN


Te puede interesar

Newsletter

Suscríbete al newsletter para recibir periódicamente las novedades en tu email

Te puede interesar