Javier Milei se consolida como tercera fuerza en la ciudad de Buenos Aires

Política 12 de septiembre de 2021 Por Carolina Yoldes
Con más del 90% de los votos escrutados, el candidato de La Libertad Avanza supera los 220 mil votos y se ubica por debajo de Vidal y Santoro

Javier Milei se convirtió en la sorpresa de las elecciones: con más del 90% de las mesas escrutadas, el candidato de La Libertad Avanza obtiene el 13,64% de los votos y es el tercer candidato más votado en la Ciudad de Buenos Aires, por debajo de María Eugenia Vidal, de Juntos por el Cambio, y Leandro Santoro, del Frente de Todos. 

“En noviembre, no sólo vamos a tratar de ganarle al kirchnerismo sino que también vamos a tratar de ganarles a la palomas, que pactan con los K”, se envalentonó Milei en el discurso desde el búnker de La Libertad Avanza en el hotel Grand View, ubicado en Azcuénaga 45. Y arengó: “Queridos leones, les pido que sigan rugiendo, que cada vez lo hagan más fuerte, porque La libertad Avanza”. 

En la puerta del búnker, tras el cierre de los comicios, se juntaron los simpatizantes del espacio que encabeza Milei. Estaban en la calle, detrás de un vallado, y antes de que hablara el candidato gritaban: “Olé, olé, olé, oleeé... Javier, Javier”. A esa altura, la página oficial indicaba que a Milei lo habían votado más de 221 mil porteños. “¡Libertad, libertad, libertad!”, coreaban con bombos y redoblantes que se escuchaban de fondo. 

“Hola, ¿cómo están? Estamos esperando para el discurso, y después voy a salir a festejar con ustedes”, fue el mensaje de Milei, con el barbijo puesto, en vivo a su canal de Youtube, en la previa del discurso. Y cuando subió al escenario del búnker, dijo: “Yo les dije, no vine acá para guiar corderos, vine para despertar leones; y los leones están despiertos”. 

“Este es sólo el primer paso en busca de la reconstrucción nacional, el paso para volver a una Argentina potencia... Esta euforia, acerca de los pasos que podríamos dar en el largo plazo”, comenzó en un discurso en el que se lo vio envalentonado. 

“No hay nada para festejar en una Argentina del 50 y 50: 50 de inflación, 50 de pobreza. Y si no hacemos un giro de 180 grados, en 50 años vamos a ser la villa miseria más grande del mundo””, se quejó y arengó: “Qué tiemble la casta política”.


Fuente: Infobae


Te puede interesar