LOS PRIMEROS LOS PRIMEROS

20 de mayo de 2022


Los precios de la carne vacuna tuvieron una suba interanual del 75%

Estiman que la tendencia alcista se mantendrá durante el primer trimestre del 2022. El consumo por habitante cayó 2,2 kilos en comparación con el año pasado

Economía 23 de diciembre de 2021 Ana Astorga

Según estimaciones privadas, el precio de la carne vacuna aumentó entre octubre y noviembre un promedio de 10,8% y acumuló un incremento interanual de 75,5%. Este incremento se ubicó muy por encima del precio del pollo, que subió en el último año un 59%, y del cerdo, que tuvo una suba de 45,2%.

En solo una semana, novillitos y vaquillonas aumentaron hasta un 25% y esto se trasladó a los mostradores, con remarcaciones de hasta $200 por kilo. Tras estas subas, que llegaron a registrar máximos de $280 por kilo, el ganado empezó a encontrar un punto de equilibrio y entonces hubo una baja en los precios. De cara al primer trimestre de 2022, la menor disponibilidad de vacunos a nivel nacional será un factor que sumará presión alcista a los mostradores de las carnicerías. Esta situación se percibe tanto en la menor cantidad de animales en los feedlots como en los precios elevados de la invernada, la hacienda liviana con destino de reposición.

Según el Instituto de Promoción de Carne Vacuna Argentina (Ipcva), los aumentos de noviembre se percibieron con mayor fuerza en las carnicerías, en donde llegaron a 11,2%, mientras que en los supermercados fue algo menor, con 9,7%. También se percibieron variaciones diferenciales de acuerdo al nivel socioeconómico de los puntos de venta. En los de poder adquisitivo medio, llegó a 9,6%, mientras que en los estratos más bajos trepó a 12,3%.

En relación a octubre, las principales subas en los precios de venta al público se registraron en los cortes de mayor demanda, como matambre y asado, con alzas de 16,6% y 16,3%, respectivamente. El peceto siguió de cerca esta tendencia, con un incremento de 15,6%. En la comparativa interanual de noviembre, los aumentos fueron liderados por el vacío, con 82%; asado con 81% y peceto con 79%. Este escenario de precios, sumado al recorte en el poder adquisitivo del salario, se reflejó en una caída del consumo de carne, que según la industria fue de 47,7 kilos por habitante, lo que marca un retroceso interanual de 2,2 kilos.

En el resto de las carnes, los incrementos entre octubre y noviembre fueron más moderados. Según el Ipcva, el precio del pollo fresco mostró precios con alzas moderadas, con una variación de 3,9%. Por su parte, el precio del pechito de cerdo mostró precios con subas significativas en el mismo periodo, con un avance de 8,9%.

Fuente: bae Negocios

Te puede interesar

Lo más visto

Newsletter

Suscríbete al newsletter para recibir periódicamente las novedades en tu email