Los 8 nutrientes y vitaminas que retrasan el proceso de envejecimiento

Actualidad 17 de enero de 2023 Por LPTV
Las vitaminas y varias proteínas y oligoelementos son clave para atenuar el envejecimiento tanto de la piel como del resto del organismo. ¿Cuáles son?
KUEFYEGIYRGGPO6JHM24D5E2IU
El colágeno es el rey del antienvejecimiento.

Las vitaminas son clave para retrasar el proceso de envejecimiento. Las soluciones tópicas, como las cremas, contienen las más importantes y conforman una defensa poderosa de la piel. Pero el consumo de alimentos que contengan las vitaminas más necesarias para mantener la piel radiante y retrasar el deterioro del organismo en general, aparecen como fundamentales, aunque no siempre son tenidas en cuenta en su justa medida.

Las vitaminas y los suplementos nos ayudan a asegurarnos de que estamos recibiendo los nutrientes que necesitamos, especialmente si tenemos deficiencias. Según los expertos, muchos adultos no obtienen suficiente vitamina D o B12, lo que lleva a trastornos relacionados con la edad que de otro modo podrían prevenirse. Pero no todas las vitaminas son iguales.

Si bien los sueros y cremas tópicas pueden retrasar la aparición de los signos del paso del tiempo en las áreas donde se aplican, no pueden combatir el envejecimiento que ocurre dentro del cuerpo, lo que hace que la aplicación tópica no tenga sentido.


Las vitaminas más efectivas para obtener brillo o demorar la aparición de arrugas en la piel
1. Colágeno


El colágeno es el rey del antienvejecimiento, razón por la cual tantos tratamientos de rejuvenecimiento se enfocan en renovar o revitalizar la producción de colágeno en el cuerpo, pero puede iniciar este proceso sin agujas, simplemente agregando colágeno a su dieta. Se trata de una proteína que ayuda en el mantenimiento de la piel y, a medida que envejecemos, producimos menos, lo que provoca arrugas y flacidez. Se cree que la producción de colágeno comienza a desacelerarse a partir de los veinte años. Sin embargo, cuando nuestros cuerpos comienzan a disminuir la producción de colágeno, podemos asegurarnos de que nuestros niveles se mantengan altos al complementarlos. Los suplementos de colágeno mejoran la elasticidad de la piel y reducen las arrugas.

“El colágeno es la principal proteína de la matriz extracelular de la piel junto con la elastina y el ácido hialurónico. Este se encarga de aportar estructura y consistencia a la dermis, huesos, tendones, pelo y uñas. A partir de los 30 años, aproximadamente, la producción de esta proteína comienza a disminuir y a los 50 años el cuerpo sólo produce el 35% del colágeno necesario. La falta del mismo trae consecuencias como dolores articulares, aparición de arrugas, flacidez y caída del cabello”, explicó a Infobae, en una nota reciente, la médica cirujana María Rolandi Ortiz (M.N 106804).

Un estudio de 12 semanas en 72 mujeres mostró que tomar regularmente un suplemento que contenía 2,5 gramos de colágeno (junto con varios otros ingredientes) mejoró significativamente la apariencia de la elasticidad y suavidad de la piel.

2. Vitamina A


La vitamina A es el argumento más fuerte de por qué debe continuar después de complementar con colágeno. Esta poderosa vitamina previene y retarda los efectos del envejecimiento tanto en el interior como en el exterior. La vitamina A también se conoce como retinol, que forma el ingrediente clave en muchos suplementos y sueros antienvejecimiento, aunque no es producida naturalmente por nuestro cuerpo. Lo que significa que debe consumirse mediante alimentos ricos en ella o tomándola como un suplemento. Y hay muchas razones para hacerlo, porque la vitamina A es el estándar de oro cuando se trata de antienvejecimiento.

Se ha demostrado que la tretinoína, que se deriva de la vitamina A, aumenta la producción de colágeno y reduce las arrugas. Lo hace al interferir con las enzimas que descomponen el colágeno en la capa dérmica de la piel, promoviendo la creación de colágeno nuevo. Además no solo ayuda a tu piel sino que también promueve una mejor visión y un sistema inmunológico más fuerte, y ayuda a que el corazón y los pulmones funcionen correctamente.

3. Vitamina D


La vitamina D se conoce como la vitamina del Sol, ya que una de las formas en que la sintetizamos es a partir de la exposición a la luz solar. También es una poderosa vitamina antienvejecimiento, prolonga la longevidad y genera una posible reducción de enfermedades y patologías relacionadas con el envejecimiento. Investigaciones han demostrado que la vitamina D es eficaz para prevenir el envejecimiento prematuro al proteger la piel de la luz ultravioleta, una de las causas más comunes de arrugas y líneas de expresión.

Desde el comienzo de la pandemia por coronavirus, los médicos explicaron la importancia de tener un organismo saludable para hacerle frente a la nueva amenaza mundial. Mantener las medidas de cuidado, alimentarse bien y ejercitarse pese a las restricciones y confinamientos impuestos era lo que recomendaban. Y también tomar sol, como forma saludable de incorporar la vital vitamina D que nuestro cuerpo necesita.

La vitamina D es una hormona que actúa sobre muchos genes expresados por las células inmunitarias y tiene una capacidad única de estimular el sistema inmunológico, mejorando nuestras defensas contra los distintos microorganismos que pueden ingresar al cuerpo. Por eso, desde el inicio de la pandemia por COVID-19, han surgido diversos estudios clave que sugieren una asociación entre la deficiencia de vitamina D y el riesgo de infección y mortalidad por la enfermedad respiratoria aguda grave causada por SARS-CoV-2.

Y aunque los efectos de la vitamina D sobre el envejecimiento han pasado desapercibidos durante mucho tiempo, una nueva investigación muestra que la vitamina del sol es mucho más poderosa de lo que se pensaba anteriormente. Un estudio de 2016 descubrió que la vitamina D tiene el poder de extender la vida media en un 33%.

Además, las personas con deficiencia de vitamina D tienen más probabilidades de tener un caso grave o crítico de COVID-19. Así lo aseguraron científicos en un estudio publicado en la revista PLOS ONE, que se basa en datos de las dos primeras oleadas de coronavirus en Israel, antes de que las vacunas estuvieran ampliamente disponibles.

4. Vitamina E

Q2NRLNZMU5C4FDH3O44UEAQ43Q
 Entre las propiedades de la vitamina E se encuentra la regeneración celular (Europa Press)


A medida que envejecemos, nuestro cuerpo necesita más vitamina E para mantenerse saludable, lo que no sorprende, ya que esta vitamina desempeña un papel esencial en la regulación de nuestro sistema inmunológico.

Como una de las primeras capas de defensa de la piel, la vitamina E se produce naturalmente en nuestro cuerpo, pero se agota rápidamente con los rayos del sol. Esto no es bueno, ya que la vitamina E es un poderoso antioxidante que neutraliza los radicales libres, átomos inestables que dañan las células y se han relacionado con el envejecimiento.

La vitamina E no solo protege la piel de las arrugas y las líneas finas, sino que también puede aumentar la producción de colágeno, acelerando la regeneración celular y creando un nuevo crecimiento de la piel. Los estudios han demostrado que la ingesta de vitamina E por vía oral como suplemento aumenta drásticamente la protección contra la descomposición del colágeno.

La vitamina E es buena tanto para el cuerpo como para la piel. Se ha demostrado que reduce el riesgo de enfermedad cardíaca y potencialmente protege contra el deterioro cognitivo.

5. Resveratrol


Es posible que haya oído hablar del colágeno, la vitamina A y la vitamina D antes, pero el resveratrol probablemente sea nuevo para usted. Pero es hora de conocer este pequeño y poderoso antioxidante porque es una de las armas más poderosas contra el envejecimiento.

El resveratrol es responsable de dar a las uvas y frambuesas su color rojo distintivo, y también combate las arrugas y las líneas finas. Si bien puede obtener mucho resveratrol al hacer que las bayas sean un elemento básico de su dieta, puede agregarlo mucho más fácilmente a su dieta como un suplemento.

La exposición a la luz ultravioleta, como la luz solar, es uno de los principales culpables del envejecimiento de la piel. Pero no hay necesidad de dejar de disfrutar del sol. Se ha descubierto que el resveratrol protege la piel del envejecimiento prematuro provocado por la luz ultravioleta. También se ha descubierto que el resveratrol aumenta la esperanza de vida. No está mal para una vitamina tan oscura.

6. Zinc

BQ5XJ6L5N5A5BGLCF77BBRMEYE
 El zinc que contienen alimentos, como por ejemplo la avena, interviene, no solo en el retraso del envejecimiento, sino también protege contra infecciones ya que incide en el sistema inmunológico del cuerpo humano
5YF3IPD4LFGGLKA3BBWMCG6GXACuáles son los beneficios para la salud de consumir frutas y verduras



El zinc es un oligoelemento esencial que se encuentra en los glóbulos rojos y participa en muchas funciones importantes en el cuerpo humano, pero nuestro cuerpo no produce zinc de forma natural. Debido a esto, necesitamos obtenerlo a través de nuestra dieta o suplementos.

Necesitamos zinc para muchas cosas, incluida la síntesis de proteínas, la regulación de nuestro sistema inmunológico y la curación de heridas. Pero también es un poderoso aliado en la lucha contra el envejecimiento, reducen significativamente el riesgo de enfermedades e infecciones relacionadas con la edad. Se ha descubierto que las deficiencias de zinc aceleran el proceso de envejecimiento.

El zinc también juega un papel clave en la protección contra la caída del cabello, una parte importante del envejecimiento tanto para hombres como para mujeres. Como el zinc juega un papel importante en el crecimiento y la reparación del tejido capilar, no sorprende que los estudios hayan demostrado que tomarlo suplementos puede proteger contra la caída del cabello.

7. Cúrcuma

 
Los efectos positivos de la curcumina sobre el envejecimiento han pasado desapercibidos durante mucho tiempo, pero una nueva investigación está poniendo de relieve este polifenol. Se ha descubierto que la curcumina, que se encuentra en la raíz de la planta de la cúrcuma, conduce a mejoras tanto en la cognición como en la memoria, y ahora se está investigando como un posible tratamiento para la enfermedad de Alzheimer.

También se ha descubierto que prolonga la vida de una amplia variedad de organismos, desde moscas de la fruta hasta gusanos y levaduras, lo que lleva a los investigadores a preguntarse si se puede usar para los mismos propósitos en humanos.

Hay muchas causas diferentes del envejecimiento, desde el estrés oxidativo hasta la descomposición de las células y la pérdida de la longitud de los telómeros, y se ha descubierto que la curcumina tiene un impacto positivo en una amplia variedad de ellas.

“El rizoma se utiliza fresco o se cocina, se seca y se muele. Tiene una textura terrosa, su sabor es ligeramente amargo y picante y posee un aroma y un tono similar al de la mostaza. La cúrcuma es, en realidad, una mezcla de tres ingredientes: 77% curcumina, 17% demethoxicurcumina y 3% bisdemethoxicurcumina. La planta también contiene aceites volátiles como la turmerona y el zingibereno”, explicó en una nota a este medio, Mónica Katz, médica especialista en nutrición.

8. Selenio

YNR435OL5BC3LACTOY36JIR7AA

 
El selenio es un mineral traza que previene las deficiencias de vitamina E. Se puede obtener a través de la dieta o suplementos. Una investigación reciente sugiere que puede desempeñar un papel importante en la lucha contra el envejecimiento, en particular cuando se trata de trastornos y enfermedades relacionadas con la edad, como tumores y enfermedades cardiovasculares.

El selenio también se ha asociado con telómeros más largos: cubiertas ubicadas en los extremos de nuestros cromosomas que deciden qué tan rápido envejecen nuestras células. Y se ha descubierto que los adultos mayores con niveles bajos de selenio tienen tasas de muerte significativamente más altas que aquellos con niveles altos.

Fuente: Infobae

Te puede interesar