“Sentí vergüenza y dolor”, afirmó Guarino, pero dijo que no vio quién golpeó a Fernando Báez Sosa

Policiales 16 de enero de 2023 Por LPTV
Es uno de los dos rugbiers sobreseídos, junto a Alejo Milanesi, que declara hoy. En la decimoprimera audiencia, también se presentan el "sospechoso número 11" y los padres de los acusados
hH0Wg3OVy_1256x620__2
Juan Pedro Guarino, este lunes, al llegar a los tribunales de Dolores.

En la decimoprimera audiencia del juicio por el crimen de Fernando Báez Sosa, este lunes se escucharán dos testimonios clave: declaran Juan Pedro Guarino (22) y Alejo Milanesi (23), los dos rugbiers sobreseídos. También está citado Tomás Colazo (20), un amigo de los ocho imputados que estuvo en el lugar y fue señalado como "el sospechoso número 11" por la querella, aunque no está implicado en la causa por la golpiza mortal.

En una jornada que se prevé será extensa, fueron citados además tres amigos con los que chateó el acusado Blas Cinalli tras el ataque a la salida del boliche Le Brique de Villa Gesell en enero de 2020; y las madres de los rugbiers Máximo Thomsen (23) y de Luciano y Ciro Pertossi.

En medio del testimonio, comienzan a mostrarle videos a Guarino

La querella, a cargo de Burlando, comenzó a exhibir videos del momento del ataque a Guarino, pidiéndole que identifique con nombre y apellido a cada uno de los acusados. 

Guarino dijo que sintió "verguenza y mucho dolor", pero dijo que no vio ninguno de los golpes

Guarino siguió el relato de la noche, donde afirmó que sintió "vergüenza y dolor", pero negó haber visto el momento en que sus amigos golpeaban a Fernando.

"Yo imaginé que iban a pelearse de vuelta, y no lo podía creer", dijo del momento de la salida. "Veo a todos los otros, a Máximo Thomsen contra un chico tirado en el piso, después me entero quién era. Al otro día me entero. Cuando vi eso no lo pude creer. Me enojó muchísimo, y me fui", relata

"No pude creer, imaginé que se estaban peleando de vuelta y, ya cansado, me fui. Habíamos ido de vacaciones a pasarla bien, ellos ya se habían peleado anteriores veces. Yo había hablado con mi mamá y con mi novia, que si volvía a pasar me iba a volver de las vacaciones. Por eso digo que no lo podía crear", dijo

Sin embargo, cuando Burlando le preguntó si vio alguno de los golpes que recibió Fernando, dijo que no, que no vio golpes de ninguno de los acusados. ¿Se movía la persona que estaba en el piso, Juan?", preguntó el abogado. "Por lo que llegue a ver, no", respondió Guarino. 

Comienza la declaración de Juan Pedro Guarino

El joven que acompañaba en el viaje a Villa Gesell a los acusados y que pasó tres semanas preso por el hecho comenzó su exposición.

Burlando es el primero en interrogarlo. Su pregunta inicial apunta a sus recuerdos del 18 de enero de 2020, el día del crimen: “Que yo me acuerde, nos levantamos tarde porque el dia anterior habíamos salido y habia mucha gente en Le Brique, por lo que no pudimos salir. Igual nos acostamos tarde, así que nos levantamos tarde y fuimos a la playa. De ahí volvimos a la casa, nos cambiamos, nos bañamos, nos preparamos y yo he hablado con una compañera de colegio, que hacían una previa. Entonces los invité a los chicos”, dijo.

“Fuimos a esa previa, ya habíamos comprado las entradas para Le Brique. Ellas iban a ir a Pueblo Límite que me habían invitado pero como tenía la entrada fuimos a Le Brique. Estaba igual que la noche anterior: muy lleno de gente. Me acuerdo que yo esperé a entrar y como no lo veia posible dije: “Me voy”, hasta que pudimos entrar por alguna puerta. Despues fue normal la noche, no me acuerdo cuánto estuvimos hasta que yo estaba parado en las escaleras de la pista de abajo”.

Luego, continuó: “Veo que cerca mío, en la barra, están Maximo Thomsen y Matías Benicelli discutiendo con uno dos chicos. Después me entero que fue porque les habían tirado un vaso, no sé. Después de eso hay una avalancha de gente, me caigo a la pista y se hace una ronda gigante y veo como estan sacado a a Máximo y a los otros del boliche. Ahí pensé: “No me voy a quedar solo, a mi nadie me saca” y me voy”.

Alejo Milanesi llegó a los tribunales de Dolores: "Vengo a declarar para que se haga Justicia"

El rugbier que fue sobreseído de la causa, habló con la prensa antes de ingresar a la decimoprimera audiencia del juicio por el crimen de Fernando Báez Sosa.

Las declaraciones de Guarino y Milanesi serán cruciales, ya que estuvieron presentes en Le Brique. Ambos presenciaron todo lo ocurrido aquella madrugada: cuando sacaron al grupo del boliche, cuando los imputados se fueron a la quinta y cuando fueron arrestados.

¿Qué pasa si hay falso testimonio? El fiscal aclaró la situación de los rugbiers sobreseídos

Juan Pablo Davila, fiscal de la causa, aclaró que puede pasar con las declaraciones de Guarino y Milanesi, los rugbiers sobreseídos, y si es posible que se incriminen en caso de un falso testimonio.

"Un sobreseimiento tiene efecto de cosa juzgada, entonces no pueden ser imputados por el mismo hecho. En un caso de posible falso testimonio, se inicia una causa por separado, se investiga qué pasa", aseguró.

Entonces, detalló que, en caso de que se produjera un falso testimonio, como en cualquier causa se debería iniciar un expediente por separado. “Son un testigo más, son testigos muy importantes, sobreseídos, que estuvieron en el lugar. Hay que ver qué dicen ellos. Cuando uno declara está obligado a decir verdad, vamos a ver qué declaran. Vamos a ver respetuosamente qué surge de su testimonio”, marcó Dávila, que sin embargo aclaró que ni Guarino, ni Milanesi, ni Tomás Colazzo (el “sospechoso número 11”) fueron propuestos por la fiscalía. En cuanto al último joven, señaló: “Él está declarando como testigo. Él no paraba con ellos, no estaba en esa vivienda”.

Tampoco la mamá de Máximo Thomsen, Rosalía Zárate, ni la de Blas Cinalli, María Paula Cinalli, que hablarán hoy en sede judicial, son testigos elegidas por la fiscalía. “Lo que ellas manifiesten no puede ser en contra de sus hijos, vamos a ver qué se desprende. No podemos hacerles preguntas que incriminen a sus hijos”, indicó.

Por otra parte, Dávila recordó que está previsto que las audiencias terminen el miércoles.

Tomás Colazo también entró al tribunal

rx9OoMKIN_720x0__1

Tomás Colazo (20), el joven considerado el rugbier 11 del grupo, entró al tribunal de Dolores poco antes de las 9 de la mañana. Llegó en silencio, sin hacer declaraciones. Fue a la par del arribo de Hugo Tomei, abogado defensor. 

Te puede interesar