Bronceado de verano: cuáles son las claves para evitar que la piel se pele

Salud 11 de enero de 2023 Por LPTV
La exposición solar prolongada puede generar descamación y otras molestas consecuencias. Cómo prevenir esta situación a través de cuidados sencillos
JUJJHND6HNHUBGQBUOTRFAK2KQ
JUJJHND6HNHUBGQBUOTRFAK2KQ

El verano es la época de relajación y de disfrute por excelencia. Las personas suelen aprovechar estos tiempos para realizar viajes en el marco de vacaciones y de festejos. Más allá de los destinos que elige cada viajero, hay un aspecto en común en la mayoría de los casos: los rayos del sol.

Sentarse a descansar y a broncearse es uno de los grandes momentos de la temporada estival. Sin embargo, es importante tener en cuenta ciertos cuidados a la hora de hacerlo, ya que una exposición solar sostenida y sin prevención puede traer consecuencias, como por ejemplo que la piel se pele. En ese contexto, te brindamos una breve guía para conocer las claves y las medidas que se pueden tomar para evitar esta incómoda situación, que se manifiesta a través de molestas descamaciones.

HACAQBHDQFFFVP3OY65KIZOIYQ

Exfoliación

En primer término, es fundamental la exfoliación al menos dos o tres veces por semana, ya que a través de esta acción podemos eliminar las impurezas de la piel que generan exceso de sebo y obstrucción en los poros. De esta manera, la cutis quedará suave, libre de suciedad y, además, le daremos mayor luminosidad. Para que este paso se concrete con efectividad, es importante enjuagar el cuerpo con agua tibia y secarlo sin frotar dando leves golpes con una toalla o un paño.

De este modo, mantener la piel limpia y evitar la acumulación del sebo que obstruye los poros puede ser efectivo ante la exposición al sol, especialmente si utilizamos un exfoliante suave con beta hidroxiácido (ácido salicílico), que reduce el enrojecimiento y la hinchazón; y con ingredientes naturales que aporten antioxidantes para prevenir manchas.

Hidratación

Hidratar correctamente la piel tiene múltiples ventajas, entre las que aparece mantener el bronceado de manera saludable, evitando resecamientos. Para lograrlo, hay que llevar a cabo ciertos hábitos cotidianos que, además, colaboran con el funcionamiento general del organismo. Es que la mejor rutina de cuidado empieza de adentro hacia afuera

En principio, una medida fundamental consiste en consumir al menos 2 litros o entre 6 y 8 vasos de agua por día, sin reemplazarla por infusiones, jugos o gaseosas. ¿Cuál es el objetivo? Si hablamos precisamente de la piel, mantenerla hidratada y elástica, además de transportar los nutrientes a las células del cuerpo y retirar los residuos o sustancias de deshecho, entre otros beneficios.

OEYCPYKBWBHVTHL7Z3GPVATIU4El Gobierno no juntó a sus diputados y postergó el inicio del juicio político contra la Corte

Si buscamos hidratación y prevención al mismo tiempo, una crema corporal aftersun puede ayudar a reavivar el bronceado que logramos y a evitar que la piel se descame. Es que estos productos suelen contener componentes que protegen y regeneran los poros, como por ejemplo aceite de coco, aloe vera y derivados de lavanda, geranio y eucalipto.

Para lograr una reparación profunda de la piel y una mejor absorción de nutrientes durante esta temporada, resulta esencial acudir a productos como los sérums faciales.

Protector solar

Más allá de los hábitos cotidianos para proteger la piel durante el verano y evitar la descamación, el uso de protector a la hora de exponerse al sol debe ser una constante. Bajo este precepto, los especialistas de la piel aseguran que si bien la exposición solar es necesaria y recomendada para la buena salud y la síntesis de vitamina D, la sobreexposición trae consigo el riesgo del cáncer de piel, es por eso que los recaudos deben extremarse en verano.

GMJA3PGJPRFYTOCE6425XEO4EYQué cuidados extremar para evitar contratiempos con los niños en las vacaciones

En ese marco, se recomienda a la hora de utilizar el protector solar.

- La protección solar debe aplicarse 30 minutos antes de la exposición y ser renovada cada dos horas (o más seguido si hay transpiración excesiva, inmersión en agua, etc).

- Evitar la exposición solar entre 10 y las 16 horas, cuando los rayos ultravioletas son más intensos.

- Hay que tener en cuenta que si bien es muy importante el autoexamen, lo ideal es visitar al dermatólogo, como cualquier consulta médica, para hacer un diagnóstico al menos una vez al año.

Te puede interesar