Juicio por el crimen de Fernando Báez Sosa

Actualidad 30 de diciembre de 2022 Por LPTV
Máximo Thomsen, Ciro Pertossi, Luciano Pertossi, Lucas Pertossi, Enzo Comelli, Matías Benicelli, Blas Cinalli y Ayrton Viollaz serán juzgados el 2 de enero.
KOLTFQ6VLFEB5P3K6WD4A3M3TU
Crimen de Fernando Báez Sosa: tomaron muestras de las plantas de los pies de los rugbiers

Máximo Thomsen, Ciro Pertossi, Luciano Pertossi, Lucas Pertossi, Enzo Comelli, Matías Benicelli, Blas Cinalli y Ayrton Viollaz son los ocho rugbiers de Zárate que afrontarán desde el 2 de enero de 2023 el juicio por el crimen de Fernando Báez Sosa, el joven al que asesinaron a golpes el 18 de enero de 2020 a la salida del boliche Le Brique en Mar del Plata.


Todos fueron imputados como coautores del delito de “homicidio agravado por alevosía y por el concurso premeditado de dos o más personas”, además de “lesiones leves” debido a las heridas sufridas por los amigos de Fernando que también fueron atacados esa madrugada por los acusados.

Aunque afrontan una pena de prisión perpetua, no todos tienen la misma responsabilidad en el asesinato. Máximo Thomsen, por ejemplo, aparece a priori como el más complicado, ya que la Justicia tiene pruebas de que fue él quien le dio la patada mortal a Fernando. Y como él, cada uno cumplió un rol distinto.

Máximo Thomsen


Máximo Thomsen es señalado como el líder del grupo. Además, por las pruebas que se pudieron recabar durante la instrucción de la causa, la fiscalía considera que fue él quien le propinó la patada mortal a Fernando Báez Sosa. “Lo agarraba del pelo y le daba patadas”, contó un testigo al inicio de la investigación en el ataque.

    
Máximo Thomsen, el rugbier que le habría dado la patada mortal a Fernando Báez Sosa..
Sin embargo, la defensa se aferra a una única prueba para que no reciba una pena más alta que el resto: el testimonio de Diego Duarte, quien participó de la autopsia de Báez Sosa y concluyó que no se puede “determinar cual de todos los golpes y lesiones fue el que ocasionó el deceso”.

Oriundo de Zárate, Thompsen comenzó a practicar rugby en Arsenal Zárate Rugby. En 2017 pasó a formar parte del Club Atlético San Isidro (CASI), aunque la institución lo suspendió luego de ser arrestado. Estaba estudiando para ser profesor de Educación Física y su intención era ser kinesiólogo de alto rendimiento.

Ciro Pertossi
    
Ciro Pertossi es otro de los rugbiers que mayor responsabilidad tiene en el asesinato de Fernando. Según el expediente, fue quien comenzó la brutal golpiza en la calle: primero lo empujó por la espalda y luego provocó que se cayera al suelo para seguir pegándole.

Imágenes aportadas a la causa lo muestran chupándose los dedos con sangre cuando fue interceptado por la policía, para que no sospecharan.

“Chicos, no se cuenta nada de esto a nadie”, escribió en el grupo de WhatsApp que compartía con sus amigos. Es hermano de Luciano y primo de Lucas, otros dos de los jóvenes que afrontarán el juicio.

Lucas Pertossi
Lucas Pertossi es el mayor de los ocho acusados y fue quien grabó con su celular la golpiza que terminó con la vida de Fernando Báez Sosa. En un momento de la pelea dejó de filmar para agredir a uno de los amigos de la víctima, que intentaba defender al joven porteño.

    
Lucas fue quien le informó al grupo que la víctima estaba muerta. "Caducó", dijo.
Luego del asesinato, se quedó en la escena del crimen y les informó a sus amigos de la muerte de Fernando: “Estoy acá cerca de donde está el pibe y están todos ahí a los gritos. Está la Policía, llamaron a la ambulancia… caducó”.

Luciano Pertossi
    

Luciano Pertossi es el menor de los rugbiers acusados: tenía 18 años al momento del crimen. Varios testigos aseguran que fue él quien comenzó la pelea con el grupo de amigos de Fernando dentro del boliche Le Brique de Villa Gesell. Ya en la calle, se sumó al ataque cuando había comenzado y también golpeó a la víctima. Además, le pegó a un amigo de Fernando y lo dejó tirado sobre el capot de un auto.

Matías Benicelli
 

W7DC2Y7QIJBWZIPKNBBEBY4SHACómo viven los padres de Fernando Báez Sosa la previa del juicio a los rugbiers


  

Matías Benicelli fue señalado como uno de los que arengó la pelea y también golpeó a Fernando. “A ver si volvés a pegar, negro de mier...”, le dijo a la víctima fatal luego de la golpiza, según declaró un testigo en la causa. Además, fue quien le abrió la puerta de la casa que alquilaban en Villa Gesell a la Policía, que detuvo a todo el grupo. Encontraron sangre de Fernando en su camisa.

Enzo Comelli

Junto a Ciro, Enzo Comelli fue uno de los primeros en agredir físicamente a Fernando Báez Sosa. Testigos declararon que también le pegó a los amigos de la víctima. Según la Fiscalía, premeditó el ataque previo a repartirse los roles y luego observó de cerca la paliza que recibió el asesinado. Cuando lo detuvieron, tenía un hematoma en su labio inferior.

Blas Cinalli
Blas Cinalli es el segundo más joven del grupo, por detrás del Luciano Pertossi: ambos tenían 18 años al momento del ataque. Según la imputación, “existen sendos elementos probatorios” para demostrar “una participación criminal esencial en la comisión del hecho”.

 
En específico, se lo acusa de ser “agresor directo de Fernando” y de golpear a otros “sujetos que estaban en el piso”. En abril de 2020, un informe pericial determinó que debajo de las uñas de Fernando Báez Sosa se encontró material genético de este joven.

Ayrton Viollaz
    
Aytor fue otro de los arengadores en la agresión.
En ninguno de los videos aportados a la causa se observa a Ayrton Viollaz golpeando a la víctima o a alguno de sus amigos, pero las imágenes “lo ubican claramente junto a Feranando”. “Quizás se trate de un agresor directo. Se lo observa cerca de todo lo sucedido”, afirmó el informe final de la Fiscalía. Durante el crimen no tenía celular, porque lo había vendido para poder viajar a Villa Gesell.

Te puede interesar