Descubren que dormir bien previene la diabetes tipo 2

Salud 05 de diciembre de 2022 Por LPTV
Las personas con problemas para dormir tienen en promedio más probabilidades de tener indicadores de mala salud cardiometabólica. Cómo evitarlo
WYAPEM3YBFFIRDDQCD3V3RSNWQ
El sueño es un factor clave para prevenir la diabetes tipo 2

A medida que el clima navideño avanza y aumentan las horas de actividad, los investigadores de la Universidad de Australia del Sur están recordando a las personas que prioricen tener un buen descanso por las noches, ya que una nueva investigación muestra que un sueño deficiente puede estar asociado con factores de riesgo para la diabetes tipo 2.

En el primer estudio de este tipo, los investigadores encontraron que las personas que informaron problemas para dormir tenían en promedio más probabilidades de tener indicadores de mala salud cardiometabólica (marcadores inflamatorios, colesterol y peso corporal) que pueden contribuir a la diabetes tipo 2. Los resultados se pueden leer en la revista Science of Diabetes Self-Management and Care.

“La diabetes tipo 2 es la forma más común de diabetes, una enfermedad crónica que se caracteriza por un alto nivel de azúcar (glucosa) en sangre. En la Argentina, afecta aproximadamente a 1 de cada 10 adultos y la mitad de los que están diagnosticados y en tratamiento no logra un adecuado control de la glucemia con las medicaciones tradicionales”, señala el doctor León Litwak (M.N. 40.398), médico diabetólogo, asociado del Servicio de Endocrinología, Metabolismo y Medicina Nuclear del Hospital Italiano de Buenos Aires.

34J2DSBNIRG3TL3OGAMDDPOCMEVialidad: Cristina cree que “obviamente habrá una condena”

La relación diabetes - sueño

Lisa Matricciani, investigadora de UniSA, dice que diferentes aspectos del sueño están asociados con factores de riesgo para la diabetes.

“Todo el mundo sabe que dormir es importante. Pero cuando pensamos en el sueño, nos centramos principalmente en cuántas horas de sueño tenemos, cuando también deberíamos estar mirando nuestra experiencia de sueño como un todo”, indica.

Qué tan profundamente dormimos, cuándo nos acostamos y nos levantamos, y qué tan regulares son nuestros hábitos de sueño, puede ser tan importante como la duración del sueño.

“En este estudio, examinamos la asociación de diferentes aspectos del sueño y los factores de riesgo para la diabetes, y encontramos una conexión entre aquellos que tenían problemas para dormir y aquellos que estaban en riesgo de diabetes tipo 2″, remarca Matricciani.

El estudio evaluó a más de 1000 adultos australianos con una edad media de 44,8 años. Los investigadores examinaron una variedad de características del sueño: problemas de autoinforme para dormir, duración, tiempo, eficiencia y variabilidad de la duración diaria del sueño.

“Las personas que informaron tener problemas para dormir también tenían más probabilidades de tener un índice de masa corporal más alto, así como marcadores sanguíneos de colesterol e inflamación”, remarca la experta.

“Cuando se trata de la crisis, sabemos que debemos priorizar nuestro sueño para ayudar a mantenernos en buen estado de salud. Se necesita más investigación, pero como muestra este estudio, es importante pensar en el sueño como un todo, no solo como un aspecto”, insiste.

La importancia de los hábitos saludables para prevenir la diabetes
“La adquisición de nuevos hábitos de vida es un requisito básico para el control de la diabetes. En este sentido, la influencia del entorno familiar, social y laboral constituye un factor altamente determinante”, describe Litwak.

El experto aclara en que no resulta nada fácil adoptar un nuevo “estilo de vida” centrado en la salud, teniendo en cuenta que en el contexto de las relaciones sociales se comparten, a veces, hábitos no saludables como por ejemplo: fumar, consumir alcohol y comer excesivamente.

“Mantener dichos ‘malos hábitos’ en el tiempo puede enfrentar al paciente con diabetes a un alto riesgo de padecer complicaciones crónicas”, advierte el especialista.

Para mejorar el sueño, el primer consejo es crear rutinas para que los procesos de descanso se desenvuelvan exitosamente. Mantener horarios fijos y no tener siestas que superen los 30 minutos puede ser un inicio para crear buenos hábitos de sueño.

2KHYWUFQK7YU477B3GSA43LUM4Quedan pocos lugares en los vuelos para ver a la Selección

Te puede interesar