Río Negro: 30% de la fruta se perdió por heladas y granizo

Economía 18 de noviembre de 2022 Por LPTV
Los fenómenos meteorológicos fueron devastadores para la zona del Alto Valle y son cada vez más frecuentes debido a los efectos del cambio climático.
D3OPYU3AD5DHTDLIMPNI4EH4NA
DESASTRE PRODUCTIVO EN EL ALTO VALLE DE RÍO NEGRO. Afirman que el daño por heladas y granizo afectó en más de un 30% la fruta que se produce en esa provincia.

Frío, granizo y fuertes heladas fueron las duras condiciones que debió atravesar Río Negro y que causaron estragos en la producción de fruta del territorio. Se calcula que los daños representan un 30% del volumen producido, según confirmó la gobernadora Arabela Carreras.

La última helada y el temporal de granizo fueron devastadores para la zona del Alto Valle de esa provincia, la cual vivió un fenómeno que cada vez es más común en esta época y es un reflejo de las causas del cambio climático. “Mantuvimos reuniones con el sector y recorrimos una chacra, conversamos con los productores que sufrieron las heladas y el granizo. Las frutas están fuertemente dañadas. Estamos en más del 30% de pérdida de producción en el Alto Valle”, dijo Carreras sobre cómo actuaron ante este fenómeno.

La situación causa la preocupación de los productores ya que, según la estadística, esto era algo que sucedía cada siete u ocho años, sin embargo, ya hubo tres granizadas fuertes en los últimos cinco años. “En el contexto del cambio climático, es ineludible avanzar con sistemas de tecnificación en la producción, sino es muy difícil llegar al final de la temporada con un producto saludable y apto para la venta”, reflexionó la mandataria provincial. En los planes figura reforzar el acompañamiento a los productores con créditos para mallas antigranizo y contra las heladas.

En ese sentido, el gobierno provincial tiene herramientas crediticias a tasa subsidiada, financiadas a través del Consejo Federal de Inversiones y Río Negro Fiduciaria, destinadas a invertir en defensa con malla antigranizo y contra las heladas, además del riego.

El secretario de Fruticultura, Facundo Fernández, destacó la importancia de aplicar este tipo de herramientas, ya que considera que estos efectos climáticos serán cada vez más habituales: “Este granizo confirma lo que venimos diciendo, el cambio climático llegó para quedarse. Hay que ir a cambios estructurales, en una producción grande, 20 minutos de granizo pueden llevarse gran parte de la rentabilidad y el trabajo de mucha gente, no solo del productor, sino además de las familias que viven de esto”.

La importancia de contar con este tipo de defensas se vuelve clave para los productores, quienes piden que se invierta en estas mejoras. “Los fondos siempre son escasos, porque es una inversión inicial grande, pero tenemos el compromiso de la gobernadora Carreras de avanzar en gestiones ante la Nación y los organismos de financiación para lograr este objetivo”, sostuvo Fernández.

La lluvia dio un respiro al campo

Del otro lado de la vereda, el campo celebró la llegada de la lluvia en medio de una época de sequía. El fenómeno meteorológico permitirá avanzar con la siembra de soja. Para el trigo, el agua llegó demasiado tarde en base a la imposibilidad que se dé una mejora en su condición, pero sí da lugar a que no siga empeorando.

Al respecto, el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) subraya que durante esta última semana se registraron precipitaciones en distintas áreas del país: “En casi la totalidad de los puntos significaron las primeras lluvias de noviembre”.

El mayor acumulado se registró en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires con 101 milímetros, seguido por áreas del centro-este de Cuyo, el centro de la región Pampeana y del NEA. No obstante, la situación fue deficitaria en cuanto a lluvias en áreas del sur del NEA, el este de la región Pampeana y el oeste del NOA.

En cuanto al impacto en los cultivos “las precipitaciones registradas mejoraron la condición del trigo en algunas áreas puntuales pero, en general, el cereal continúa entre condición buena, regular y mala”. Así, las áreas en donde el cultivo se encuentra más afectado y con mayor proporción de lotes en condición mala, están ubicadas en las provincias de Córdoba, Santa Fe, Santiago del Estero, Chaco y Formosa, mientras que por el lado de los cultivos de verano, las lluvias permitieron que se den avances en siembra del girasol en mayor medida, y en menor medida las de soja y maíz.

Fuente: Infobae

1668718166420La canasta de alimentos subió 50% por arriba de la inflación

Te puede interesar