Reino Unido: renunció la premier Liz Truss tras 45 días en el cargo

Mundo 20 de octubre de 2022 Por LPTV
La líder conservadora estaba cercada por la falta de apoyo de sus legisladores y el desvarío en el rumbo económico. Se quedará hasta que se elija sucesor
DFY7JUOYBFXBUSBVFD74ELH4FA
Liz Truss al anunciar su renuncia

La primera ministra británica Liz Truss anunció el jueves su dimisión apenas 45 días después de llegar al poder, después que sus políticas económicas hundieran los mercados y minaran su autoridad.

“Dada la situación, no puedo cumplir con el mandato para el cual fui elegida por el Partido Conservador”, declaró Truss frente a su residencia del número 10 de Downing Street.

Con la renuncia de Truss, que se convirtió en el jefe del gobierno británico que menos tiempo pasó al mando del ejecutivo, el Partido Conservador se ve abocado a una nueva elección interna. Truss precisó que un nuevo proceso de votación será organizado de aquí al final de la próxima semana para elegir a su reemplazante.

Truss hizo el anuncio luego de sostener una reunión de último momento con Graham Brady, un legislador conservador de alto nivel que supervisa los desafíos de liderazgo. Brady tiene la tarea de evaluar si el primer ministro aún cuenta con el apoyo de los miembros conservadores del Parlamento.

bLxpA9idZ_720x0__1

Solo un día antes, la ex primera ministra había prometido permanecer en el poder y dijo que era “una luchadora y no alguien que abandona”.

Pero finalmente se resignó a dimitir el jueves, después de que se vio obligada a abandonar muchas de sus políticas económicas y mientras un número creciente de parlamentarios conservadores le pedían terminar con el caos.

La ira de los legisladores creció después de que la votación del miércoles por la noche sobre el fracking, la extracción del gas de esquisto, una práctica que Truss quería reanudar a pesar de la oposición de muchos conservadores, produjo escenas caóticas en el Parlamento.

Dado que los conservadores tenían una gran mayoría parlamentaria, un llamado de la oposición para prohibir el fracking fue derrotado fácilmente. Pero hubo muestras de ira en la Cámara de los Comunes, con los responsable de la disciplina del partido conservador acusados de usar tácticas de mano dura para conseguir los votos.

Chris Bryant, un legislador del opositor Partido Laborista, dijo que “vio a los miembros siendo maltratados físicamente... y siendo acosados”. Los funcionarios conservadores negaron que hubo maltrato.

Con las encuestas de opinión dando al Partido Laborista una ventaja grande y creciente, muchos conservadores creían que su única esperanza de evitar el olvido electoral era reemplazar a Truss.

Pero siguen divididos sobre quién debería reemplazarla.

El partido está ansioso por evitar otra contienda de liderazgo divisiva como la carrera de hace unos meses en la que Truss derrotó al ex jefe del Tesoro, Rishi Sunak. Entre los posibles reemplazos, si los legisladores conservadores pueden estar de acuerdo, se encuentran el propio Sunak, la líder de la Cámara de los Comunes, Penny Mordaunt, y el recién nombrado jefe del Tesoro, Jeremy Hunt.

No es necesario que se celebren elecciones nacionales hasta 2024. Sin embargo, tras la renuncia de Truss, el líder laborista Keir Starmer exigió elecciones generales inmediatas.

“Los conservadores no pueden responder a su último caos una vez más simplemente chasqueando los dedos y barajando a la gente en la cima sin el consentimiento del pueblo británico. Necesitamos elecciones generales, ahora”, dijo el líder de la oposición en un comunicado.

Un caos jamás visto

El Parlamento de Westminster, templo de la democracia y de las más antiguas tradiciones británicas , fue escenario de escenas absolutamente asombrosas en la noche del miércoles. Los ministros conservadores, incluidos Jacob Rees-Mogg y Therese Coffey, insultaron y empujaron violentamente a los parlamentarios conservadores a votar lo que el gobierno les ordenaba votar.

Se votó una enmienda de la oposición laborista, que pedía la prohibición absoluta de la explotación de gas de fracking , mientras que el gobierno de Liz Truss se había manifestado a autorizarla.

Muchos parlamentarios conservadores habían dicho que tenían la intención de votar a favor de esta enmienda, mientras que en algunos de sus distritos electorales, la oposición a cualquier intento de fractura hidráulica es fuerte.

 Truss regresa al interior de Downing St. tras anunciar su renuncia. Foto: Reuters
Pero el gobierno no lo entendió así y amenazó a los parlamentarios conservadores con represalias. En la Cámara de los Comunes, en el momento de la votación, los diputados se separan físicamente en dos lobbies, según voten "aye" (sí) o "no". Fue al entrar en estos pasillos que se produjeron los empujones y agresiones.

El jefe de los whip y su adjunto, encargado de la disciplina electoral dentro del partido, fueron vistos saliendo del local enfurecidos, uno de ellos gritando: “Ya no me importa un carajo, renuncio”. Lis Truss había perdido completamente el control del partido.

Te puede interesar