Una solución salina en la nariz podría disminuir el riesgo de COVID-19

Salud 05 de octubre de 2022 Por LPTV
Se detectó en un estudio realizado en Estados Unidos. Qué resultados encontraron en los pacientes que recibieron esta sustancia dos veces por día.
XGM64AB3ZVCD3DPSEDRHMRK7BA
En el mundo ya se han registrado más de 615 millones de casos de personas con el COVID-19 desde el inicio de la pandemia

Enjuagar dos veces al día la nariz con una solución salina suave poco después de recibir el resultado positivo para el COVID-19 puede reducir significativamente la hospitalización y la muerte. Es el hallazgo de un estudio que se publicó en la revista científica Ear, Nose & Throat Journal. Forma parte de las estrategias en estudio para hacer que las infecciones por el coronavirus no produzcan complicaciones que deriven en cuadros graves o críticos.

Desde el inicio de la pandemia en 2020, el tratamiento y la prevención de COVID-19 se ha encontrado en el eje de los estudios científicos. La intención ha sido encontrar nuevas maneras de enfrentar el virus que representen menores contraindicaciones o efectos adversos y también aplicaciones de bajo impacto. Son dos metas que comienzan a tener sus efectos aún más allá de las vacunas ya ampliamente probadas.

Según los científicos, que forman parte de la Universidad de Augusta en los Estados Unidos, la técnica se puede usar en casa al mezclar media cucharadita de sal y bicarbonato de sodio en una taza de agua hervida o destilada. Luego se pone en una botella de enjuague nasal y es una forma segura, efectiva y económica de reducir el riesgo de enfermedad grave y muerte por infección por coronavirus que podría tener un impacto vital en la salud pública.

“Lo que decimos en la sala de emergencias y cirugía es que la solución a la contaminación es la dilución -explicó Amy Baxter, médica de medicina de emergencia en el Colegio Médico de Georgia en la Universidad de Augusta (MCG) y coautora del estudio-. Al brindar hidratación adicional a los senos paranasales, los hace funcionar mejor. Si tiene un contaminante, cuanto más lo elimine, mejor podrá deshacerse de la suciedad, los virus y cualquier otra cosa”.

El autor principal Richard Schwartz, presidente del Departamento de Medicina de Emergencia de la misma universidad, afirmó que encontraron “una reducción de 8,5 veces en las hospitalizaciones y ninguna muerte en comparación con los casos de control. Ambos son puntos bastante significativos”. El estudio parece ser el ensayo clínico prospectivo más grande de su tipo, e incluyó a la población de mayor edad y alto riesgo estudiada hasta el momento para este tipo de solución; muchos de los cuales tenían condiciones preexistentes como obesidad e hipertensión. Todos casos que, según indican los investigadores, pueden beneficiarse más de la práctica fácil y económica.

En su documento revelan que descubrieron que menos del 1.3 % de los 79 sujetos del estudio de 55 años o más que se inscribieron dentro de las 24 horas posteriores a la prueba positiva de COVID-19 entre el 24 de septiembre y el 21 de diciembre de 2020, experimentaron hospitalización. Nadie, entre ellos, murió. Entre los participantes, que fueron tratados y seguidos durante 28 días, un participante ingresó en el hospital y otro fue a la sala de emergencias pero no fue admitido.

WW3AMX4GB5CJ7NTOR6QXNIJULY

 Menos del 1.3 % de los 79 sujetos con COVID-19 que recibieron la solución nasal experimentaron hospitalización/Archivo
En comparación, el 9,47 % de los pacientes fueron hospitalizados y el 1,5 % murió en un grupo con datos demográficos similares informados por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades durante el mismo período, que comenzó unos nueve meses después de que el coronavirus apareciera por primera vez en los Estados Unidos. .

Al recordar cómo empezó la investigación, Baxter comentó: “Ya sabíamos que cuanto más virus había en tu cuerpo, peor era el impacto. Uno de nuestros pensamientos fue: si podemos eliminar parte del virus dentro de las 24 horas posteriores a la prueba positiva, entonces tal vez podamos reducir la gravedad de toda esa trayectoria, incluida la reducción de la probabilidad de que el virus pueda ingresar al pulmones, donde estaba causando daño permanente, a menudo letal a muchos. Además, se sabe que el SARS-CoV-2 se adhiere al receptor ACE2, que está presente en todo el cuerpo y en abundancia en lugares como la cavidad nasal, la boca y los pulmones”.

Se han buscado medicamentos que interfieren con la capacidad del virus para adherirse, y Baxter dijo que “la irrigación nasal con solución salina ayuda a disminuir la fuerte unión habitual”. La solución salina parece inhibir la capacidad del virus para hacer esencialmente dos cortes en sí mismo, llamados escisión de furina, por lo que puede encajar mejor en un receptor ACE2 una vez que detecta uno.

XZQG7Q64BBBY5HX4YX4Z5YLPSUChina sigue viviendo el coronavirus como en los primeros días de pandemia

Los participantes se auto-administraron irrigación nasal usando povidona yodada, ese antiséptico marrón que se pinta en el cuerpo antes de la cirugía, o bicarbonato de sodio, que a menudo se usa como limpiador, mezclado con agua que tenía la misma concentración de sal que normalmente encontrado en el cuerpo. Si bien los investigadores encontraron que los aditivos realmente no agregaban ningún valor, investigaciones anteriores habían indicado que podrían ayudar, por ejemplo, a dificultar que el virus se adhiera al receptor ACE2. Pero su experiencia indica que la solución salina sola fue suficiente. “Lo que realmente importa es el enjuague y la cantidad”, señaló Baxter.

Al igual que lo informado por los científicos, la irrigación nasal es una técnica que se aplica desde hace años en el su
Al igual que lo informado por los científicos, la irrigación nasal es una técnica que se aplica desde hace años en el sudeste asiático


En el estudio también querían conocer otros impactos en la gravedad de los síntomas, como escalofríos y pérdida del gusto y el olfato. Veintitrés de los 29 participantes que se irrigaron constantemente dos veces al día tenían cero o un síntoma al final de las dos semanas en comparación con 14 de los 33 que fueron menos diligentes. Aquellos que completaron la irrigación nasal dos veces al día informaron una resolución más rápida de los síntomas, independientemente de cuál de los dos antisépticos comunes agregaran al agua salina. Sesenta y dos de los participantes completaron una encuesta diaria, reportando 1.8 riegos diarios; 11 reportaron quejas relacionadas con el riego y cuatro discontinuaron el uso.

La irrigación nasal es algo que se ha hecho durante milenios en el sudeste asiático, y Baxter señaló que había notado tasas de mortalidad más bajas por COVID-19 en países como Laos, Vietnam y Tailandia. “Esos eran lugares que conocía por haber estado allí donde usan la irrigación nasal como parte normal de la higiene, al igual que cepillarse los dientes”, dice. Un estudio previo al COVID de 2019 proporcionó evidencia de que la irrigación nasal regular en Tailandia puede mejorar la congestión nasal, disminuir el goteo posnasal, mejorar el dolor de los senos paranasales o el dolor de cabeza, mejorar el gusto y el olfato y mejorar la calidad del sueño.

Te puede interesar