“Teto” Medina rompió el silencio tras su excarcelación

Actualidad 03 de octubre de 2022 Por LPTV
En una entrevista con Rial, el conductor habló sobre su imputación en la causa en la que se investiga a una organización que, al parecer, esclavizaba adictos.
B33EAY44Q5BPJE3SS2UH6WPYR4
Teto Medina, durante la entrevista con Jorge Rial (Captura: C5N)

El jueves 22 de septiembre la noticia había impactado en todos los medios a primera hora: Marcelo el Teto Medina era detenido en su casa, en la Ciudad de Buenos Aires, en el marco de una investigación por “asociación ilícita, reducción a la servidumbre y trabajos forzados”. Según trascendió, el conductor se presentaba como el “operador socioterapéutico” de un centro de rehabilitación especializado en adicciones en Berazategui, llamado La razón de vivir, donde se presume que empleaba su fama y perfil mediático para captar víctimas para dicha organización.

Seis días más tarde -el miércoles 28-, el juez Adrián Villagra ordenó la excarcelación del ex VideoMatch bajo caución juratoria. Y este lunes Medina rompió el silencio en una entrevista con Jorge Rial. “Creo que todavía no caí... -admitió-. Pasa que si vos rompés algo y te retan por eso, está bien. Pero cuando cuando no entendés por dónde viene y qué es lo que pasa, te asustás”, comenzó expresando. Y continuó, sobre su detención: “Cuando llegaron a mi casa, entraron seis o siete personas. El trato fue bueno pero no sabes por qué. Y cuando me cuentan y me nombran este lugar, no entendía absolutamente nada”.

6C5GJYVDWVEZVA3UVXDTODPCRQCórdoba: Buscan los cuerpos de dos hermanas

El Teto explicó cómo llegó a La razón de vivir. “Hace unos años muere mi papá y caigo en una depresión grave. Yo siempre fui un tipo alegre, tomaba jugo y era deportista, pero a los 48 años entré en el mundo de las drogas. Y me encuentro que no sabía qué hacer con mi vida... La droga te lleva a un lugar donde no te importa nada, donde sos una basura y no te querés. Y además, pasa que hay que dejar el ego de lado y pedir ayuda”. En ese sentido, detalló: “Tuve la valentía de hablar con mi hija y decirle que estaba mal, que hiciera algo porque no podía conmigo. Había tenido dos o tres episodios personales de estar tirado en la cama y decir si matarse era esto, yo lo hacía”.

El relato de lo que pasó

Casi sin pausas en su relato, Medina detalló cuál fue su puerta de ingreso a las drogas. “Conocí a una persona que estaba charlando y me dice: ´Pintó ahí´. Mi cabeza estaba destruida, porque esto es una cuestión de autoestima, digo: ´Voy a quedar como un idiota´, y entré. Tomé cocaína y sos Superman, es algo muy engañoso. Caminé diez pasos y me caí adentro de un pozo lleno de caca. Pude salir y ahora estoy parado en la puerta del pozo y les digo que se desvíen”.

“Hay un montón de chicos que están internados, que si salen y no tienen contención, mañana van a tu casa y hacen desastres. Pero no porque sean malas personas, sino porque ellos mismos no pueden con ellos. Llega un punto que la droga te lleva a detestarte, te odiás. Necesitás plata para comprar consumo, es lo único que te importa (...) La gente se droga porque no puede más con su vida”, analizó.

“Cuando termino mi tratamiento de internación -continuó-, empiezo a ir a grupos y juntarme con gente en rehabilitación. Ahí aparece el Teto Medina, la tele me salvó la vida. Porque cuando entro en los grupos, decían: ´Estoy internado con el Teto´. Y llego a coordinador de grupo, empiezo a sentir que necesitaba vivir en recuperación. Y vivo feliz”.

Acto seguido, contó que empezó a compartir su experiencia con otras personas. “Tenía dos opciones: vivo escondido y negando, o le explico a estos pibes que hay que ir para adelante y no tener vergüenza. Desde la vergüenza, el chico no se recupera”. “Empecé a armar grupos en muchas comunidades y con esos videos, visibilizo”, explicó.

“Las madres del dolor están cansadas de ir al Congreso para que se haga una ley específica de adicciones. El adicto no es un delincuente, es un enfermo. No es fácil salir de una adicción, pero menos es fácil es desde la oscuridad, por eso quiero visibilizarlo”, resaltó Medina. Y sostuvo: “El tema de las adicciones nos incumbe a todos”.

El fiscal Daniel Ichazo recabó denuncias que detallan que dentro de la comunidad, organizada en diversas quintas, los adictos eran esclavizados, puestos a trabajar en construcción, panadería o fabricación de muebles, o directamente enviados a mendigar mientras vivían en condiciones infrahumanas, en ranchos y casillas.

Por disposición del juez Villagra, Medina deberá presentarse en el juzgado el primer martes hábil de cada mes a las 10 de la mañana. Además, pesa sobre él una restricción de acercamiento a las víctimas así como a los lugares allanados. Minutos después de su liberación, Medina hizo algunas escuetas declaraciones ante la prensa, pero este lunes habló por primera vez en profundidad sobre el tema en la entrevista que le concedió a Rial para su ciclo Argenzuela (C5N).

Te puede interesar