Limitan la fabricación de maquinaria agrícola por falta de cubiertas

Economía 28 de septiembre de 2022 Por LPTV
Las empresas aseguran que solo tienen insumos para unas semanas por el conflicto de neumáticos. Temen tener que frenar sus plantas y pausar entregas.
63348abddfab0
Limitan la fabricación de maquinaria agrícola por falta de cubiertas

El impacto del conflicto gremial de neumáticos ya se empieza a sentir en otros sectores, como el campo. Los fabricantes de maquinaria agrícola advierten que podrían frenar entregas, ya que solo tienen stock para unas semanas por la disputa sindical que mantiene paralizadas las plantas de las únicas tres compañías que producen cubiertas en el país: Bridgestone, Pirelli y Fate.

Así como dos terminales automotrices suspendieron la producción por tiempo indeterminado -Ford en General Pacheco y Toyota en Zárate- y otras evalúan hacerlo en los próximos días si no se resuelve la situación, las empresas de maquinaria agrícola temen que la problemática se replique en sus plantas. Por la escasez de neumáticos, algunas compañías, como Agco, ya bajaron el ritmo de producción.

El rubro importa el 80% de los insumos y se abastece de un 20% de fabricación local. "Por la situación del país, meses atrás, el Gobierno pidió que se compre todo lo que se pueda en el mercado nacional. Entonces, varios proveedores debieron cubrir lo que dejó de venir de afuera. Ahora necesitamos que el conflicto se solucione porque tenemos entregas comprometidas que corren riesgo", advirtió Eduardo Borri, presidente de la Cámara Argentina de Fabricantes de Maquinaria Agrícola (Cafma).

A diferencia de la industria automotriz que trabaja con las horas contadas -con el método que popularizó Toyota, just in time ("justo a tiempo")- en este caso los plazos son más largos, dado que hay una mayor previsión. El equipamiento que se fabrica ahora ya fue vendido hace medio año. "Si la mercadería no entra antes de los próximos dos meses, no tendremos qué producir. Cuando se cierran las ventas, las empresas suelen anticipar compra de una parte de la materia prima. La otra se adquiere luego", explicó Borri.

Bajó significativamente el ritmo de producción

En ese sentido, en la fábrica de Agco -ubicada en la localidad bonaerense de General Rodríguez, que produce las marcas Massey Ferguson y Valtra- la demanda de cubiertas es atendida por proveedores de producción local. La planta prácticamente triplicó la fabricación de tractores comparado a la prepandemia. Pero ya en agosto, cuando escaló el conflicto gremial de neumáticos, "bajó significativamente el ritmo de producción", aseguró Gustavo Meyer, director de Agco Argentina.  

"Si bien venimos trabajando para mitigar los impactos con stocks internos, dada la particularidad, especificidad y diversidad de las soluciones que producimos, las alternativas no son simples. Generan ineficiencias, costos extra y una caída en la cantidad de tractores producidos, lo que nos lleva a cambiar el orden de producción en base a los planificado y priorizar la disponibilidad de rodados sobre el resto de los componentes. Esperamos una rápida solución del conflicto para operar de manera más efectiva hacia adelante", remarcó el ejecutivo.

La problemática local se suma al complejo escenario internacional. Por el brote del coronavirus, las entregas de materia prima que proviene del extranjero ya venían con demoras. A eso se sumaron las trabas para importar, con las restricciones que extendió el Banco Central. "El final del cepo a las importaciones nos permitía llegar a septiembre, pero la entidad determinó que seguirá vigente hasta diciembre. Ahora, el asunto se complica con el conflicto de los neumáticos", alertó Borri.

Este dificultoso panorama se reflejó en las ventas de agosto: se desplomaron un 30% interanual y un 50% respecto de lo que las fábricas habían proyectado comercializar, según Cafma. La sequía y el encarecimiento del crédito bancario -las tasas pasaron del 30% al 100%-, junto con la incertidumbre macroeconómica, golpearon al consumo en el sector.

"Por 60 días más podemos agregar valor, pero con problemas de competitividad, productividad y eficiencia. Este escenario nos enciende una luz amarilla. Si no se revierte, vamos a estar complicados. Al no contar con los materiales, no podemos fabricar o entregar una maquinaria que le falta un rodamiento o un neumático", completó Borri.

FUENTE: El Cronista

K262YBMDHNHVPN6HURXFZA62EAToyota frena su producción y empiezan las suspensiones en la industria

Te puede interesar