Femicidio en Campana: asesinada y quemada en una parrilla

Policiales 17 de septiembre de 2022 Por Los Primeros TV
Todos los indicios apuntan al joven que vive en la casa en la que apareció el cuerpo. Una frase clave y extraños paseos por la cuadra de madrugada.
maria-alejandra-abbondanza-tenia-38___ugj-QYTDD_1256x620__2
LA VICTIMA. Maria Alejandra Abbondanza.

"No sé nada". Esa fue la respuesta que le dio Agustín Leonel C. (24), el principal acusado por el femicidio de María Alejandra Abbondanza (38), a la pareja y ex pareja de la mujer durante la madrugada de este sábado cuando le preguntaron si sabía a dónde podía estar.

Fue en medio de una situación sospechosa, porque el ahora detenido fue hasta la casa de la víctima sin ningún motivo y allí estaban los otros dos hombres ya preocupados por la ausencia de la mujer. Horas más tarde, el cuerpo fue hallado en la parrilla del sospechoso.

7S3MRBLWSZG2ZEJMXQQ7IPXTNMIncendios en Córdoba: el viento complica el trabajo de bomberos

El comienzo de la pesadilla

La última vez que se la vio con vida a María Alejandra fue este viernes a las 17.30 cuando ingresó, junto a su perro, a la casa de Agustín -en Alberdi 706- que vive en la misma cuadra que la víctima -Alberdi 748- en la localidad bonaerense de Campana. La secuencia quedó registrada en cámaras de seguridad de los vecinos.

No solo Agustín Leonel está detenido, sino también lo están sus padres, con quienes vivía: Liliana Esther S. (64) y Carlos Rúben C. (69). Ambos están jubilados, aunque la mujer trabaja en una farmacia, a 14 cuadras de su casa. Mientras que su marido fue empleado durante toda su vida de la empresa Siderca S.A.I.C., productor argentino de tubos de acero.

"El 90% del cuerpo estaba quemado, todavía no sabemos si lo descuartizó o si se desarmó producto del fuego", explicaron fuentes judiciales a Clarín. Para determinar la causa de la muerte de la acompañante terapéutica necesitan el resultado de la autopsia.

La escena del crimen será analizada al igual que el resto de la casa. Uno de los elementos que se secuestró fue una mancuerna (que se rellena con arena) con mucha sangre y se cree que fue al menos uno de los objetos con el que golpearon a la víctima. El perro de Alejandra también tenía manchas de sangre que intentaron sacárselas, pero no pudieron quitarlas del todo.

La fiscal Ana Laura Brizuela de la UFI N° 2 del Departamento Judicial Zárate Campana ya incautó los celulares de la víctima, del principal acusado y de su madre. El padre del joven no tenía móvil. En unos días estarán los resultados del peritaje que busca determinar el vínculo de la víctima y del femicida. 

maria-alejandra-abbondanza-tenia-38___EkwiFHsIv_720x0__1

Una especie de familiaridad

"Hay una especie de familiaridad entre el acusado y la mujer. Además, ella entró a la casa por su propia voluntad", aclaran los investigadores del femicidio. Alejandra vivía con su hija y su pareja. Este último declaró que sabía que se conocían ya que eran vecinos, pero no se le ocurrió que su novia pudiera ir a la casa del joven. 

El detenido vive con sus padres en el mismo predio, no así en la misma casa. Por eso, el padre que está enfermo y tiene dificultad para moverse por la casa podría desconocer el femicidio que se cometió en la terraza. Allí estaba la parrilla dentro de un pequeño cuarto.

El panorama es diferente para la madre que llegó a las 19.30 a la vivienda. Puede ser imputada por encubrimiento, ya que podría haber ayudado a su hijo a limpiar la escena del crimen con los productos de limpieza de la casa. Este domingo, los tres detenidos tendrán que declarar en la fiscalía.

La Policía Científica con sus perros, la Bonaerense y la DDI de Campana encontraron la ropa de la mujer y la correa del perro con mucha sangre dentro de una bolsa en un descampado a tres cuadras de la casa del sospechoso. 

femicidio-de-maria-alejandra-abbondanza___HzLI9crqQ_720x0__1

Paseos sospechosos de madrugada

Durante la madrugada, Agustín Leonel paseó dos veces al perro de Alejandra. A las 4 fue hasta el descampado a tirar la bolsa. También descartó elementos de la víctima en los tachos de basura de los vecinos de tres cuadras a la redonda. 

Media hora antes de que Alejandra salga de su casa para pasear al perro, había llegado su hija de 15 años. La adolescente la saludó, luego se duchó y cuando terminó de bañarse su madre ya se había ido.

La joven fue a la casa del novio hasta que regresó a las 22.30. Al llegar encontró la casa tal que como cuando se había ido: la televisión seguía prendida y el celular de Alejandra tenía muchos mensajes sin responder. Se alertó porque su mamá no había vuelto y la búsqueda de su paradero comenzó. Y finalizó con el hallazgo del cuerpo..

En su Facebook, Alejandra tiene una foto de perfil con su hija que actualizó hace 14 días. Sonrientes, unidas y felices se las ve en muchas imágenes. Ahora su red y la de amigos cercanos se llenó con mensajes de pedidos de justicia.

Con información de Clarín

Te puede interesar