Ejercicios para la estimulación cognitiva en adultos mayores

Actualidad 09 de septiembre de 2022 Por LPTV
Cuáles son los ejercicios para impulsar el funcionamiento cognitivo en los adultos mayores. Desafíos para mantener el cerebro estimulado y conectado.
6Z37UYQH3VB6ZAKHT6424TNC6E
El contacto con otras personas es fundamental a toda edad

La estimulación cognitiva consiste en la aplicación de un conjunto de acciones que tienen como objetivo mantener o incluso mejorar el buen funcionamiento cognitivo a través de determinados ejercicios. Es una excelente alternativa para disfrutar de actividades divertidas para mejorar la velocidad mental y flexibilidad. Y que después repercutirá positivamente durante el desarrollo de las actividades cotidianas de la persona mayor.

Cambios asociados con el envejecimiento


Envejecimiento normal


Es aquel que sucede naturalmente por el paso de los años. La pérdida de las capacidades se produce gradualmente, afectando a la memoria, el estado físico y los sentidos.

Envejecimiento patológico


Es producido por enfermedades neurodegenerativas debilitantes e incurables que producen la degeneración de las neuronas. Enfermedades como el Alzheimer, Parkinson y otros tipos de demencia afectan gravemente la calidad de vida de aquellas personas que las padecen, debido al deterioro progresivo del rendimiento de los circuitos colinérgicos que conforman el sistema cerebral.

Envejecimiento óptimo


Es aquel que se da en un marco de condiciones físicas, mentales y sociales adecuadas, produciéndose el menor deterioro de las capacidades cognitivas y existe menor probabilidad de desarrollar otro tipo de enfermedades.

Envejecimiento activo


Es un proceso que la persona mayor puede llevar a cabo, diseñado específicamente para optimizar su estado físico y mental con el objetivo de mejorar su calidad de vida.

Estimulación cognitiva en personas mayores


La estimulación cognitiva consiste en la aplicación de un conjunto de acciones que tienen como objetivo mantener o incluso mejorar el buen funcionamiento cognitivo a través de determinados ejercicios.

El retrasar el deterioro de las capacidades y habilidades promueve eficazmente un envejecimiento activo. En este sentido, la estimulación cognitiva mediante actividades y ejercicios promoverá la salud mental y la independencia emocional y física de la persona mayor.

Ayudará también a personas que tengan alguna enfermedad neurodegenerativa, sin importar en qué etapa de la adultez se encuentre, a prevenir o a ralentizar el proceso para llevar adelante una mejor calidad de vida. 

Lectura y escritura


La lectura y la escritura es la forma más clásica para lograr la estimulación cognitiva. Un cuaderno de ejercicios cognitivos para adultos mayores puede mejorar la memoria y el razonamiento. Los hay para deterioro leve y moderado, y es importante elegir el que corresponda al tipo de persona que se intenta ayudar ya que varían de acuerdo al nivel de dificultad. En estos cuadernos podemos encontrar ejercicios de lectoescritura, aritmética, cálculo y dibujo. El objetivo es que la persona mayor realice todos los días diversas actividades para generar un hábito, y logre estimular su mente mediante los distintos ejercicios propuestos. 

Actividades sensoriales


Las actividades sensoriales están diseñadas para trabajar con los sentidos, son especialmente recomendables. Entre ellas, destacan la escucha y el reconocimiento de sonidos, como el escuchar melodías y sonidos, e intentar luego hacer que estas coincidan, mejorarán las capacidades auditivas. Trabajar con imágenes, hacer actividades con objetos y formas, entre otros.

Actividades artísticas


Estas actividades ocupan un lugar muy importante, dado que además de favorecer el desarrollo de una autoestima positiva en los ancianos, los libera del estrés. Para ello, se puede comenzar copiando dibujos e incluso creando obras con diferentes colores y texturas, usando lápices de colores y pinturas de dedos. Otra una buena idea para trabajar con la memoria es confeccionar un álbum de fotografías personales en donde se incluyan las historias de cada momento.

Finalmente, el realizar manualidades es también una de las actividades favoritas por los especialistas dado que exige, por parte de los ancianos, una atención absoluta de los pasos que conlleva, así como el seguimiento de una secuencia necesaria para terminar el trabajo.

Destrezas motoras finas


En muchas ocasiones, se comienza con la estimulación de destrezas motoras finas, específica para pacientes con Alzheimer y Parkinson. Para este trabajo, existen cuadernillos especializados enfocados al trabajo con adultos y personas con problemas neurológicos. Estos cuadernillos se basan en bloques centrados en la motricidad fina, la caligrafía y la grafomotricidad. Estos ejercicios pueden retrasar la aparición de problemas motores como lo son los temblores, la rigidez o el enlentecimiento del movimiento.

Las actividades como tejer o bordar pueden ser también muy beneficiosas para trabajar la motricidad fina, cuando las condiciones de la persona lo permitan. Y es que tejer un jersey o bordar un trajecito para un nieto pueden ser actividades muy motivadoras y gratificantes para una persona afectada por enfermedades neurológicas.

Otra manera de lograr la estimulación cognitiva en la tercera edad es permitir que los adultos mayores ayuden en las tareas sencillas del hogar. Algo tan simple como preparar la mesa u ordenar la ropa puede marcar la diferencia. Este tipo de actividades hacen que la persona se sienta útil, mejorando su autoestima, y requieren además poner atención para realizar bien la tarea. Es importante que esta sea sencilla y que sea algo que el adulto mayor pueda hacer efectivamente para evitar frustraciones. Asimismo, no debe contener utensilios, como cuchillos o tijeras, con los que puedan lastimarse.

Lenguaje y aritmética

entrenamiento-aire-librePor qué es mejor hacer ejercicio al aire libre



Ejemplos de actividades que el cuidador puede realizar para trabajar en las áreas del lenguaje y la aritmética son las sopas de letras, los sudokus, relacionar conceptos de la misma familia léxica, descubrir las palabras repetidas en un listado de palabras o hacer crucigramas.

Juegos de orientación

Para mejorar la atención y el sentido de la orientación, son ideales las actividades que impliquen emparejar dos imágenes iguales recordando la posición de las imágenes tras haberlas visto solo una vez, unir puntos para revelar un dibujo oculto, actividades con mapas para saber llegar a un sitio utilizando instrucciones sencillas, ordenar los pasos para realizar una actividad cotidiana como por ejemplo una receta de cocina a través de las imágenes, realización de puzles cuyas imágenes contengan los intereses de la persona, entre otros.

Juegos de mesa

Los juegos de mesa, en los que se trabaja el razonamiento, como el ajedrez, las damas y las cartas, no solo ayudan a la neuropsicología del adulto, sino que también ayudan socializar. Participar de juegos con otras personas fomenta la amistad y el sentido de pertenencia. Esto también hace que mejore la autoestima de una persona, favoreciendo a su calidad de vida. Jugar en equipos también puede ser una buena idea para promover la cooperación y la toma de decisiones en conjunto. Todas estas actividades, a través del disfrute y el razonamiento, mejorarán las capacidades cognitivas de un adulto mayor. 

La implicación de los cuidadores y familiares será de vital importancia. Y es que, sin duda, el optimismo del cuidador o ser querido a la hora de realizar los ejercicios con las personas mayores alumbrará el camino para conseguir resultados positivos y mejorar su estado cognitivo para disfrutarlo con los suyos.

Te puede interesar