Argentina, uno de los países que jamás visitó Isabel II

Mundo 08 de septiembre de 2022 Por LPTV
Cupales fueron dichos sobre la guerra de Malvinas. La visita de los expresidentes argentinos. La foto con Cristina Kirchner. El intento fallido de Perón.
isabel-ii-20220908-1416077
Argentina, uno de los países que jamás visitó Isabel II

La reina Isabel II murió a sus 96 años y se llevó consigo gran parte de la historia del siglo XX. A lo largo de sus 70 años de reinado, la jefa de estado del Reino Unido mantuvo una distante relación con Argentina, uno de los pocos países a los que nunca visitó.

Millones de personas alrededor del mundo lloran la muerte de Isabel II, cuyo reinado fue el más largo de la historia británica tras superar al de su tatarabuela, Victoria I. Desde que asumió en 1952, la soberana dedicó su vida a la conducción de su país desde el plano ceremonial, evocando la unidad nacional de cara al mundo hasta su último suspiro.

Entre sus funciones se destacaron las relaciones internacionales. Son incontables los viajes oficiales que realizó en representación de los intereses británicos, en una época que coincidió con momentos clave de la historia política contemporánea, como la Guerra Fría, caída de la Unión Soviética o el posterior advenimiento de la hegemonía de Estados Unidos como potencia mundial, su histórico aliado y garante de su seguridad.

En numerosas oportunidades, la soberana visitó varios países de la región. En Brasil incluso llegó a entregarle al futbolista Pelé un trofeo durante su viaje a Latinoamérica en 1968. Sin embargo, Argentina nunca estuvo entre sus opciones. No obstante, la monarca, a cargo de conducir al país durante la Guerra de Malvinas, recibió la visita de 3 expresidentes argentinos, entre ellos Cristina Kirchner.

Arturo Frondizi fue el primer presidente argentino en visitar a la jefa de estado británica en 1960. La monarca recibió al expresidente radical como muestra de apoyo a la democracia argentina en el marco de la tensión por un posible golpe militar, mientras que envió a Buenos Aires a su marido Felipe, el duque de Edimburgo. Más adelante, la afable visita de Carlos Menem, el segundo presidente argentino en reunirse personalmente con la reina Isabel II, buscó dejar atrás la escalada de tensión tras la guerra de Malvinas.

Tras la normalización de las relaciones diplomáticas entre ambos países, recién en 2009 Isabel recibió a la primera presidenta argentina, Cristina Fernández de Kirchner, en el marco de la cumbre del G20 con sede en Londres. Según trascendió, las jefas de estado no se reunieron personalmente.

Como jefa de estado, Isabel II no fue ajena al conflicto bilateral en torno a la usurpación de las Islas Malvinas (1833), una disputa que condicionó las relaciones entre ambos países, marcadas por una tensión que encontró su máximo pico en 1982. "Las fuerzas británicas actuaron en la guerra del Atlántico Sur a favor de la democracia y la libertad", había afirmado la monarca cuando se cumplieron 25 años de la guerra, una de las pocas veces que se refirió al conflicto.

Asimismo, en aquel momento había afirmado que los habitantes de las islas Malvinas, descendientes de las familias con las que el Reino Unido "pobló" el territorio tras la usurpación, tuvieron "oportunidad para mirar hacia atrás con orgullo sobre sus logros y mirar hacia adelante a un próspero futuro, con una vida en libertad y gobernados por aquellos a quienes hayan elegido". "Su sacrificio no fue en vano a partir de su continua lealtad y determinación de salvaguardar y desarrollar su forma de vida en esas islas", había indicado en su carta, que fue criticada por autoridades argentinas.

La joven Elizabeth Alexandra Mary asumió como monarca del Reino Unido en 1952, tras la muerte de su padre Jorge IV. A su coronación acudieron representantes de todos los países, incluida la Argentina, que envió al vicepresidente de Juan Domingo Perón, Alberto Teisaire.

Pero la "misión especial" del contraalmirante no se limitó a representar al país en el histórico evento, sino que también para llevarle a la flamante jefa de estado una propuesta de Perón para recuperar las Islas Malvinas mediante la compra del territorio.

Otro de los tantos momentos de tensión entre el Reino Unido y Argentina fue la decisión del gobierno británico de ponerle el nombre "Tierra de la Reina Isabel" a una gran porción del territorio antártico, un derecho que reivindican por proyección del territorio de Malvinas.

El gobierno argentino manifestó el "más firme rechazo a la pretensión del país británico de dar una denominación toponímica a un área del sector antártico argentino", en sintonía con el permanente reclamo por la soberanía del archipiélago ante los organismos internacionales.

1*ncJDouMC-TmWuXIZWS7wNg*pngLas actrices que interpretaron a la reina Isabel II

Te puede interesar