Cuando el aburrimiento laboral se come la productividad

Actualidad 01 de septiembre de 2022 Por LPTV
El boreout también puede afectar la salud, lo mismo que el síndrome del quemado o burnout. De qué se trata y qué estrategias deben adoptar las organizaciones.
NK2QVGJ2YRH4RPBKOKDK2INWHM
Boreout es todo lo contrario, aunque igualmente perjudicial,

El aburrimiento en el trabajo es un fenómeno tan habitual como desconcertante, asumiéndose erróneamente que se trata de una falta de profesionalidad por parte del empleado. La realidad es que la empresa tiene mucho que decir al respecto. 
 
Mantener la atención en el trabajo es fundamental para alcanzar los objetivos previstos, cumplir con todas las tareas a tiempo y contribuir a la buena marcha del negocio, ya sea trabajando en solitario o en equipo. No obstante, muchos empleados sienten con relativa frecuencia una serie de síntomas que evidencian el aburrimiento en el trabajo.

El ensimismamiento o los bostezos recurrentes son las dos expresiones más fácilmente reconocibles. Evidentemente, no hablamos de quedarnos dormidos en la oficina, sino de desconectar durante unos instantes o de atravesar dificultades para concentrarnos en los trabajos pendientes.

Una tendencia que, de acuerdo con diferentes estudios como el elaborado en 2012 por el Karolinska Institute de Suecia, no solo va a más sino que, en casos extremos, puede llegar a incapacitar al trabajador. Pero, ¿cómo se produce el aburrimiento en el trabajo y qué puede hacer la empresa para evitarlo?


¿Qué es el aburrimiento en el trabajo?

No existe una definición clínica al respecto pero por aburrimiento en el trabajo entendemos un estado de insatisfacción por parte del empleado en el que influyen tanto las características del puesto de trabajo como la percepción que de ellas tiene el profesional.

Dicho de otro modo, el aburrimiento laboral se origina la mayoría de las veces por la realización de tareas mecánicas y/o la baja satisfacción del empleado con su situación en la empresa.

 
Las señales del aburrimiento son muy variadas pero lo más usual es que el empleado:

  • Dedique más tiempo del necesario para cumplir una determinada tarea
  • Necesite repetir varias veces el mismo paso
  • No preste atención a ciertas indicaciones
  • Sienta que las horas pasan con exasperante lentitud
  • Vivir con angustia los momentos previos al inicio de la jornada laboral.
  • Por todo ello, un empleado aburrido en el trabajo es una fuente constante de problemas, aunque estos parezcan bastante leves en un primer momento.

Y es que, el aburrimiento, en tanto que consecuencia de la insatisfacción laboral, puede afectar al compromiso del trabajador y, por extensión, a su productividad. También puede producirse un empeoramiento del clima laboral.

 
Aburrido en el trabajo, ¿culpa del empleado o de la empresa?


Vaya por delante que el aburrimiento en el trabajo no implica necesariamente una mala praxis por parte del profesional o de la compañía.

Sin embargo, de cara a buscar soluciones para combatir el aburrimiento en el trabajo, sí que resulta interesante saber qué parte es responsable en mayor medida de esta situación.

Por un lado, el profesional puede sentirse escasamente realizado a nivel laboral y, en consecuencia, perder buena parte del interés que tenía en sus responsabilidades en la empresa.

Esto puede deberse desde a unas aspiraciones laborales poco realistas por parte del empleado hasta a una situación generalizada de insatisfacción en la que confluyan elementos propios de la vida laboral y de la personal.

6 de cada 10 familias aseguran que sus hijos perdieron días de clase6 de cada 10 familias aseguran que sus hijos perdieron clases

La empresa también tiene mucho que decir al respecto porque el aburrimiento del personal puede ser sintomático de una deficiente gestión de los Recursos Humanos, una mala dirección de los equipos de trabajo o un exceso de carga burocrática para los trabajadores.

Atracción, reclutamiento y selección, onboarding, desarrollo, retención, salida y employer branding… cada fase es igual de importante para el devenir de un profesional en la empresa y, en consecuencia, para la productividad y rentabilidad de la misma. En nuestra guía te enseñamos a aprovechar la tecnología para impulsar el rendimiento de tu plantilla y cuidar al máximo cada fase. 

 
El síndrome Boreout o trabajador aburrido en el trabajo


A resultas de la extensión de esta problemática a nivel internacional, los investigadores Rothlin y Werder acuñaron el término de “síndrome Boreout” para referirse a una situación de “aburrimiento crónico” de la que resulta muy difícil salir cuando esta se ha prolongado demasiado en el tiempo.

Esta explicación está muy relacionada con el principio de “presentismo laboral”, esto es, el escenario en el que un trabajador está físicamente presente en su puesto pero su mente se encuentra en otro lugar.

Las tareas monótonas, una deficiente estructura organizativa, las escasas posibilidades de promoción interna, el desempeño de funciones para las que el profesional está sobrecualificado o la falta de un plan de incentivos para mejorar el rendimiento laboral, son algunas de las causas del síndrome de Boreout.

Te puede interesar