La fuerte respuesta de Roberto García Moritán a Echarri

Política 23 de agosto de 2022 Por LPTV
El legislador porteño y marido de Pampita usó sus redes sociales para contestarle al actor que se había referido al juicio contra la vicepresidenta
T7HC52MDCNC5LO7OBXAWKZGK3M
T7HC52MDCNC5LO7OBXAWKZGK3M

Roberto García Moritán respondió a la advertencia de Pablo Echarri, quien manifestó su enfático apoyo a la Vicepresidenta con una frase que ya se volvió un emblema entre sus seguidores: "Si la tocan a Cristina qué quilombo se va a armar".

El legislador porteño por Republicanos Unidos reformuló la frase y publicó a través de sus redes sociales: "Si no hay justicia qué quilombo se va a armar".

El cruce virtual se produjo poco después de que el fiscal Diego Luciani, al finalizar la novena jornada de alegatos por la causa vialidad, pidiera 12 años de prisión y la inhabilitación perpetua para ejercer cargos públicos contra la ex presidenta.

"De un lado 3 toneladas de pruebas, del otro el relato kirchnerista. Justicia para el pueblo argentino es Cristina Kirchner y su asociación ilícita tras las rejas y lejos del poder. 12 años e inhabilitación perpetua", tuiteó Moritán.

https://www.infobae.com/new-resizer/DqH5wWpSvXT1SCJVv1EYRegtL8M=/768x1024/filters:format(webp):quality(85)/cloudfront-us-east-1.images.arcpublishing.com/infobae/V7UQP4XJJFGR5EDWZHKBB4CUIM.png

Hasta el momento, el actor no volvió a expresarse respecto a la situación de la vice, aunque el lunes su mensaje en redes sociales generó mucho revuelo y controversias entre detractores y seguidores de la vice.

Al igual que Echarri, numerosas figuras políticas relacionadas con el kirchnerismo salieron a manifestar públicamente su apoyo a Cristina en el juicio por la causa Vialidad, junto con el hashtag #TodosConCristina.

El tuit inicial del marido de Nancy Dupláa había sido el domingo, en horas previas a que el funcionario hiciera públicos los alegatos. Durante ese día, diferentes referentes cercanos a quien fuera también presidenta, se habían pronunciado a su favor en las redes sociales.

Ferviente defensor del kirchnerismo, desde hacía un tiempo el actor estaba mucho más cauto a la hora de expresar sus opiniones en público. “Voy evolucionando. También tengo el láser en la frente de mi esposa, que cada vez que me peleo me mira con cara de disgusto. Entonces, soy un tipo bastante intempestivo; ya de chiquito era famoso en el barrio por ser muy calentón, un pibe con la mecha muy corta…”, había dicho en marzo de este año en Agarrate Catalina.

44BGLFNEB5GE3BBSNIKPZSQ6VALuciani no miró la transmisión de Cristina Kirchner

En ese sentido, explicó que hizo un trabajo de “deconstrucción”: “Entiendo que cada vez que yo ejercía ese sentimiento irrefrenable de querer hacer justicia verbal, de alguna manera a la larga también me traía muchos conflictos. Por eso empecé a elegir un poco mejor las luchas, las peleas y los encuentros, entendiendo que hay ciertos personajes que carecen de una mirada medida o una visión moderada de la vida, y en general cuando entran en un esquema de discusión o de enfrentamiento son capaces verdaderamente de decir cualquier cosa, de ser crueles, de mentir, de demostrar su odio y toda su determinación de hacerle mal al otro de una forma muy contundente”.

Es que además, entendió que esas discusiones tampoco le hacían bien a él: “Me doy cuenta que cuando me meto en esa dialéctica, al que lastimo también es a mí. Me quedo enroscado, pensando de qué manera puedo llegar a herir, y la verdad es que no, no va, Uso el tiempo y la cabeza para cosas más creativas y satisfactorias”.

Alguna vez también se refirió a la posibilidad de ocupar un cargo político. “Lo que no sé si elegiría tendría que ver con lo legislativo. Yo prefiero lo ejecutivo porque los 14 años de SAGAI me dieron mucha experiencia administrativa. Me gusta mucho la intendencia. Me parece que en un espacio como un municipio podría volcarme y darle rienda suelta al político que está en mí, que se va puliendo, creciendo y agregando herramientas, pero también poniendo en marcha la cuestión administrativa, yo soy muy pragmático con lo que se puede y no se puede hacer”, había dicho en diálogo radial con Quique Dupláa, por AM 750. Aunque, a su vez aclaró que no es algo que tenga definido, ni que esté deseando por el momento: “Como quiero sostener el archivo el día de mañana abro la posibilidad de discutirlo más adelante”.

La grieta en las redes

Del otro lado de la grieta ocurrió lo mismo, los usuarios salieron a replicar el pedido del Ministerio Público Fiscal en el juicio por vialidad por corrupción en la obra pública en la provincia de Santa Cruz.

La discusión en redes también se trasladó a Uruguay al 1300, en Recoleta, donde vive la ex mandataria. Allí, simpatizantes kirchneristas como detractores de la Vicepresidenta se encontraron en la puerta del edificio.

El clima espeso del cruce fue en aumento entre estos dos bandos, hasta que, pasadas las 20 horas, hubo algunos incidentes menores en medio de un importante operativo de seguridad.

En el lugar intervino la Guardia Urbana, quienes separaron a los militantes kirchneristas de los opositores, llamados "energúmenos macristas" por la propia Cristina Kirchner, que caldeó el clima por Twitter.

"Lo único que le faltaba a Rodríguez Larreta para ser Macri: la policía de la ciudad reprimió con palos, gas pimienta y gases lacrimógenos a ciudadanos y ciudadanas que se acercaron a Juncal y Uruguay como muestra de apoyo frente a los insultos de un grupo de energúmenos macristas", se quejó la vice.

Te puede interesar