Los que no tuvieron COVID impulsan las nuevas infecciones

Actualidad 27 de julio de 2022 Por LPTV
Un relevamiento en el Reino Unido arrojó que cerca del 15% de las personas en ese país no habían contraído antes la enfermedad, pero hay nuevos datos.
EIOCO5ZW2BBDRDL3B7ATGXNGNA
Al entrar en la última ola de COVID en Inglaterra, se estimó que más de 10 millones aún nunca se habían infectado

El número de personas que todavía no dio positivo al test de COVID-19 es muy bajo a nivel mundial. Se trata de una minoría cada vez más reducida, que hasta el jueves pasado integraba, por ejemplo, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, quien en el tercer año de la pandemia acaba de contraer la infección por primera vez.

Según las cifras de la Agencia de Seguridad Sanitaria del Reino Unido (UKHSA), alrededor del 15% de las personas en Inglaterra no habían tenido COVID-19.

Pero el dato más llamativo es que en la ola actual, impulsada por las subvariantes BA.4 y BA.5 de Ómicron, este grupo minoritario aún representa el 55% de las nuevas infecciones.

¿Cómo es posible que ese grupo menor de población contribuya tanto a los nuevos brotes? Es la pregunta que más se hacen los especialistas.

Y tal como los acostumbró el SARS-CoV-2 desde su surgimiento, las dudas son más que las certezas.

En una pandemia es esperable que la proporción de nuevas infecciones disminuya del 100% en los primeros días a un número
En una pandemia es esperable que la proporción de nuevas infecciones disminuya del 100% en los primeros días a un número mucho menor a medida que el virus finalmente se infiltra en todos los nichos de la sociedad 


Es que, en teoría, en una pandemia es esperable que la proporción de nuevas infecciones disminuya del 100% en los primeros días a un número mucho menor a medida que el virus finalmente se infiltra en todos los nichos de la sociedad.

Y suele pasar que las únicas personas no expuestas tiendan a ser bebés y niños pequeños. Sin embargo, al entrar en la última ola de COVID en Inglaterra, la UKHSA estimó que más de 10 millones de personas aún nunca se habían infectado.

650x440_220726174623_16070Tucumán se acercó a los mil casos de Covid este martes

La disminución de infectados por primera vez puede no ser suave a medida que se desarrolla la pandemia. El comportamiento de las personas (esto es, si protegen o reducen los contactos sociales), su inmunidad y las nuevas variantes influyen en esa tendencia a la baja, publicó el periódico The Guardian.

Y aunque el 55% de las infecciones por COVID en Inglaterra son “primerizos”, este es el nivel más bajo desde el comienzo de la pandemia, excepto en el pico de la primera ola de Ómicron, impulsada por la variante BA.1 en diciembre pasado.

Según las cifras de la Agencia de Seguridad Sanitaria del Reino Unido (UKHSA), alrededor del 15% de las personas en Ingl
Según las cifras de la Agencia de Seguridad Sanitaria del Reino Unido (UKHSA), alrededor del 15% de las personas en Inglaterra nunca tuvieron COVID-19


Visto de otra manera: el 45% de los casos son ahora reinfecciones, y la cifra es la más alta que haya habido nunca. Según los expertos, hay buenas razones para que las infecciones por primera vez parezcan aún más comunes de lo que sugieren los datos. El primer encuentro con el COVID es a menudo el peor, mientras que las infecciones posteriores suelen ser más leves. En toda la población, esto puede sesgar la conciencia: es posible que muchas personas en su segunda, tercera o cuarta infección nunca se den cuenta de que han vuelto a contraer el virus y transiten el cuadro de manera asintomática.

Graham Medley es profesor de modelado de enfermedades infecciosas en la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres, y analizó: “Si es menos probable que las infecciones después de la primera sean sintomáticas, o menos probable que el público las vea como ‘dignas de prueba’, entonces habrá muchas personas que se reinfectarán pero no se darán cuenta, por lo que es mucho más probable que las primeras infecciones para ser diagnosticado e informado”.

En ese sentido, se pueden encontrar indicios de por qué un poco más de novatos se están infectando ahora que en la primera ola de Ómicron en quién contrajo el virus y cuándo.

Según los datos de vigilancia de UKHSA, la primera ola de Ómicron hizo que las tasas de casos se dispararan entre las personas de 20, 30 y 40 años, pero mucho menos en las personas mayores. La nación se preparó para un “maremoto” de Ómicron , como lo llamó Boris Johnson en aquel momento.

LFNUW2QDNJH77NKEX333KF5OJ4
Después de la primera ola de Ómicron se eliminaron las medidas de cuidado para frenar el virus

 
Y cuando llegaron las siguientes oleadas, impulsadas por BA.2 en marzo y el acto doble de BA.4 y BA.5 en junio, masas de personas más jóvenes estaban bien protegidas por su reciente infección además de la vacunación.

Según un trabajo realizado en Qatar, una infección reciente por BA.1 brinda a la persona una protección de casi el 80% contra BA.4 o BA.5. En las oleadas BA.2 y BA.4/BA.5 elevaron las infecciones por las nubes en los grupos de mayor edad, que tienen más probabilidades de ser novatos, con tasas de casos más altas en los mayores de 60 años.

Otro de los factores que pueden haber influido -en la mirada de los especialistas- es que después de la primera ola de Ómicron se eliminaron las medidas de cuidado para frenar el virus, como trabajar desde casa y el uso obligatorio de máscaras en el interior. Además, se eliminaron la mayoría de las pruebas gratuitas y el requisito de autoaislamiento.

Otro elemento que explica la situación está dado porque a medida que las personas mayores contraen el virus, lo transmiten a otras personas de una edad similar, quienes, como ellos, tienen más probabilidades de ser novatos. Para Bill Hanage, profesor asociado de epidemiología en Harvard, esto se explica como dos brotes separados.


En uno de los grupos muchas personas han sido vacunadas pero también recientemente infectadas por BA.1 o BA.2, lo que les otorga una “inmunidad híbrida” robusta. Si un miembro lleva la infección al grupo A solo puede llegar hasta cierto punto.

Pero es una historia diferente si esto ocurre en un club de bridge para mayores de 70 años, según analizaron los especialistas. Allí, es más probable que un jugador infeccioso lo transmita a alguien que nunca antes ha estado infectado y cuya protección contra la infección no es tan fuerte. Entonces es más probable que se lo transmitan a otros principiantes.

“Es más probable que las introducciones de BA.5 se transmitan bien dentro de estos grupos que no han sido infectados previamente -analizó Hanage-. Y debido a los crecientes riesgos de enfermedades graves en las personas mayores, incluso en aquellas que han sido vacunadas, podemos esperar que las graves consecuencias de estas infecciones sean más numerosas que si ocurrieran en personas más jóvenes que ya han sido infectadas”.

Fuente: Infobae

Te puede interesar