Podrían faltar pañales, vasos de plásticos y salchichas

Economía 25 de julio de 2022 Por LPTV
Las trabas a la importación que armó el gobierno para administrar las reservas del Banco Central genera estos inconvenientes en diferentes rubros.
1658761392528
Podrían faltar pañales y vasos de plásticos

A la dificultad para importar neumáticos, repuestos para autos, baterías, zapatillas, café, productos de marroquinería, cosméticos, pisos cerámicos y flotantes, suelas para calzado, y también artículos de venta en farmacias, puede sumarse la escasez o directamente el faltante de salchichas, salamines, pañales y vasitos de plástico, productos que tienen que ver con los sectores de chacinados, químicos y petroquímicos, por la falta de insumos para la producción.

Gustavo Lazzari, presidente de la Cámara Argentina de la Industria de Chacinados y Afines (Caicha) aseguró a infobae, que "se complicó mucho la importación de materia prima e insumos". La producción porcina local no alcanza a abastecer al sector, que importaba 7% de la carne porcina de Brasil.

Explicó que "ahora te obligan a pagarla a 180 días, pero el vendedor brasileño te dice, en 180 días no sé si estarás vivo; además, el que compra a $135 (por el precio actual del dólar oficial) no sabe a cuánto estará en 180 días".

Grave situación

La situación se torna más grave aún en el caso de "insumos críticos" que hacen a la elaboración y durabilidad de los productos, como tripas para embutir salames y salchichas, aditivos, conservantes, clips para cerrar salames y jamones.

O poliamida para las bolsas de vacío, cajas para envíos y tinta para etiquetado. Cuando se organiza una línea de producción, con ciertas máquinas e insumos, no siempre es posible reemplazar una cosa por otra parecida.

Por eso Martín de Gyldenfeldt, gerente de Caicha, precisó que toda la industria de chacinados está en riesgo. Nada menos que 25 insumos, precisó, deben importarse "sí o sí", por lo que anticipó el cierre de algunas líneas de producción.

Según Lazzari, una decisión inmediata, es que ante la escasez o eventual falta de ciertos aditivos o ingredientes las empresas los apliquen al producto más caro, y dejen de producir los más baratos. Si esto se prolonga, dijo, las salchichas con puré pueden llegar a ser un lujo.

Cosa de SIMIs

A medida que ajustó más y más el cepo, el gobierno fue complejizando el “Sistema Integral de Monitoreo de Importaciones” (SIMI) con medidas como imponer topes del tipo “valor importado en 2020 más el 70%” o “valor importado en 2021 más el 5%”, que en gran parte de los casos implica restringir las cantidades importadas, y la exigencia de conseguir crédito comercial a 180 días, algo muy complicado dada la escasez de crédito, el alto riesgo-país y la altísima incertidumbre cambiaria.

Del cruce de ese tipo de restricciones surgieron categorías como las SIMI A (se pueden importar sin la exigencia de financiar a 180 días), SIMI B (se pueden importar a salvo de la exigencia de financiación hasta el mínimo de los valores entre compras de 2020 más el 70% y compras de 2021 más el 5%; con la complicación adicional de que según el momento del año en que se pide la autorización se deben usar promedios mensuales y al importador pueden detraerle de ese valor pagos hechos por otros conceptos, como importación de maquinaria) y SIMI C, en las que el límite de la exigencia de financiación no es el mínimo sino el máximo de las dos referencias.

L2XXH5RWGRFRJHBI3XRNGSVKU4

El gráfico adjunto describe el laberinto, en su forma reciente, siempre sujeta a nuevos recovecos. El rectángulo en verde refiere los productos privilegiados (por caso, importaciones energéticas y productos farmaceúticos que no se producen en el país), los rectángulos naranjas aquellos bienes y trámites que, con ciertas limitaciones, pueden ingresar al país, y los rectángulos rojos aquellos que muy difícilmente entren: el importador debe conseguir plazos de pago de al menos 180 y hasta 270 días y tanto él como su proveedor o financista deben asumir muy altos riesgos crediticios y cambiarios. Los rectángulos celestes identifican las normas e intervenciones gubernamentales.

En la categoría SIMI C, en mejor posición que la B, hay productos como café, malta, cacao, mineral de hierro y combustibles, resinas plásticas vírgenes, caucho, corcho, madera y carbón vegetal y metales comunes en bruto, como hierro, cobre, níquel, aluminio, plomo, cinc y estaño.

FUENTE: Infobae

00000Supermercados: Cupos al aceite, azúcar y harina

Te puede interesar