Murió el actor de "Buenos muchachos" Paul Sorvino

Espectáculos 25 de julio de 2022 Por LPTV
Su versatilidad lo mantuvo en películas de gángsters como en comedias, series y películas históricas o experimentale. Su esposa lo despidió con un mensaje.
sorvinojpeg
Murió el actor de "Buenos muchachos" Paul Sorvino

El actor estadounidense Paul Sorvino falleció este lunes a los 83 años, tras una extensa carrera en que se destacó principalmente por asumir el rol de Paul Cicero en la película “Buenos muchachos”, de Martin Scorsese.

“Falleció mi padre, el gran Paul Sorvino. Mi corazón está desgarrado: una vida de amor, la alegría y la sabiduría con él han llegado a su fin. Era el padre más maravilloso. Lo amo tanto. Te envío amor en las estrellas, papá, mientras asciendes”, escribió en Twitter su hija y también actriz, Mira Sorvino.

 
Además del rol que ocupó bajo las órdenes de Scorsese, otros de los papeles más reconocidos del actor fueron como el sargento Frank Cerreta de “La ley y el orden” y como Henry Kissinger en la biopic “Nixon”, de Oliver Stone.

Su esposa, la comediante Dee Dee Sorvino, también lo despidió con un mensaje en Instagram: “Estoy completamente devastada. El amor de mi vida y el hombre más maravilloso que jamás haya existido se ha ido. Tengo el corazón partido”.

 

La joven sufrió una gravísima infección y murió luego de 24 días en terapia intensivaUna joven murió por un piercing en el labio que se infectó


A su vez, también actuó en cuatro de las cinco películas que dirigió Warren Beatty: “Dick Tracy”; “Reds”; “Bulworth” y en “La excepción a la regla”.

Su versatilidad lo mantuvo dentro de las películas de gángsters como en comedias, series y películas históricas o experimentales. Así, se puso bajo las órdenes de Barz Luhrman en “Romeo y Julieta”, Joe Johnston en “Rocketeer: el hombre cohete” y Brett Ratner en “El dinero manda”, entre otros de los 172 créditos que se le reconocen en su trabajo.

Antes de ser actor, el señor Sorvino trabajó como mesero, cantinero, vendió autos, enseñó actuación a niños y apareció en algunos comerciales de desodorantes y cátsup. Fue hasta que nació su hija, Mira, que comenzó a escribir textos publicitarios durante nueve meses, aunque no disfrutó mucho de esa etapa, pues expresó que el trabajo de oficina le provoco una úlcera.

Una característica interesante del trabajo de Paul Sorvino es que la mayoría de los papeles que interpretó eran sobre personas que cometían actos fuera de la ley, y en contraste, hizo al menos 20 personajes de policías. Asimismo, durante su carrera actoral también se dedicó a cantar profesionalmente e incluso debutó en la City Opera con The Most Happy Fella en 2006.

De igual forma, Paul Sorvino estuvo profundamente interesado en la escultura desde 1970 y expresó que hacer ese tipo de arte era satisfactorio para él. “Actuar en el escenario es como hacer una escultura, actuar en películas es como ser asistente del escultor”, dijo para el periódico The Sun en 2005.

Paul Anthony Sorvino nació en Brooklyn en una familia de italoamericanos. Hablaba italiano con fluidez y originalmente tenía como objetivo convertirse en cantante de ópera. De hecho, estudió en la American Musical and Dramatic Academy en Nueva York, donde exploró por primera vez la actuación; también estudió con el maestro actor Sanford Meisner. A principios de los 60, Sorvino se ganaba la vida cantando en bailes benéficos, hasta que en 1964 llegó a Broadway.

Te puede interesar