Horóscopo: los tres signos que más usan a las personas

General 20 de julio de 2022 Por LPTV
Entre los doce signos del zodiaco, hay algunos que se caracterizan por usar a las personas para conseguir sus objetivos sin importar cuáles sean
hombre-guapo-joven-que-parece-serio-severo-disgustado-enojado-mostrando-palma-abierta-haciendo-gesto
Horóscopo: los tres signos que más usan a las personas

Entre los signos del zodiaco hay algunos muy manipuladores, que son especialistas en usar a las otras personas para su provecho y luego desecharlas. Esto suele suceder en todos los ámbitos y relaciones, sin importar si son laborales o románticas.

DVKVHJH2KNADJKSN33XMIIZTAYEfemérides del 20 de julio: ¿qué pasó un día como hoy?

Quién no conoció alguna vez a una persona para que luego de una noche de relaciones sexuales, no se la volviera a hablar. Quién no hizo algún trabajo en la facultad para después pasar a ser ignorado por la persona que también puso su firma. Quién no tuvo un amigo o una amiga que solamente llamaba o escribía cuando necesitaba algo y el resto del tiempo se borraba.

Los signos del zodiaco que más usan a las personas

Cáncer: los y las personas que se rigen por la casa de Cáncer suelen ser de las que más usan a las personas para su provecho y cuando estas no se dejan utilizar, se ofenderán con ellas y se los recordarán por siempre.

Escorpio: los y las escorpianas son tan difíciles a la hora de enamorarse que muchas de sus relaciones amorosas no duran más que unas noches. El problema con ellos es su nivel de atracción que hacen que muchas personas "se enganchen" y después se sientan usadas al descubrir que el sentimiento no es recíproco y que hay otras personas girando sobre el mismo escorpiano o escorpiana.

Capricornio: En lo laboral, el capricorniano o capricorninana suele ser muy inteligente y si se pone un objetivo, lo logrará sin importar quien se le ponga en el camino. Incluso los sumará a su tren mientras sean necesarios. En el amor, si se enamoran son la reencarnación del romance, sino alejarse antes de sentirse usado.

Hambrientos de autoestima

El desarrollo y expansión de las nuevas tecnologías y la imparable aproximación a las redes sociales ha generado, según el psicólogo Bernando Stamateas, la aparición de un nuevo perfil tóxico al que cataloga como “buscadores de miradas y de reconocimiento”. Para el terapeuta, la proliferación de este tipo de socialización está generando un nuevo perfil de usuarios que “tienen como característica principal la pérdida de identidad”. Stametas cree que el problema de compartir información a través de la red reside cuando “no hay una utilidad social, y sólo se comparte la intimidad con el objetivo de acumular las miradas de los demás. Esta gente se convierten en buscadores compulsivos de autoestima, de deseabilidad social”. El autor concluye que “esto genera la ilusión de que la estima viene de la mirada de fuera hacia dentro, cuando es justo lo contrario”.

https://www.economistjurist.es/wp-content/uploads/sites/2/2022/04/Gente-toxica.jpg

Este tipo de perfil más moderno, comparte espacio con personas tóxicas que han sido más comunes a lo largo de la historia como el envidioso (le angustia los logros de los demás y lo único que calma su angustia es descalificar al otro), el quejoso o criticón (personas frustradas en una determinada área de su vida y que expresan ese sentimiento frustrando a los demás) o el triangulador (utilizan a otras personas de ariete para ir contra alguien al que no pueden ver, en lugar de enfrentarse ellos mismos con el problema).

Estrategias para alejarse de alguien tóxico

Es más que probable que todos coincidamos o hayamos coincidido en algún momento de nuestra vida con una persona con marcados rasgos tóxicos o con una relación que nos perjudica mucho más de lo que nos aporta. En este sentido, no es lo mismo tener que poner límites a una persona tóxica desconocida, algo más fácil de llevar a cabo porque no existen lazos afectivos, que tener que hacerlo con alguien que forma parte de nuestro entorno más cercano como puede ser la familia o el trabajo. Bernardo Stamateas recomienda como principal consejo dejar bien claro cuáles son nuestros objetivos y determinar nuestras elecciones con los vínculos afectivos: “Nuestros afectos tienen que estar basados en el amor, no en el toma y dame, por lo que lo más fácil es buscar gente que nos aporte o añada valor, no que nos reste”. Para el terapeuta también es clave enseñarles a los demás cómo queremos que nos traten: “Hay que saber explicitar qué esperamos y qué no esperamos del otro, sin dar nada por supuesto; no podemos poner límites a los demás si antes no lo hacemos con nosotros mismos”.

La técnica en educación emocional, Maria Dolors Mas, propone, por su parte, “mejorar la comunicación, reír tanto como podamos en cualquier relación interpersonal y, en el caso de estar sufriendo una relación tóxica, no obsesionarse con esa persona para evitar maltratarse a uno mismo”. Mas también cree que hay que controlar la inseguridad que provoca estar inmerso en una relación tóxica e intentar encontrar salidas que vayan más allá de focalizar nuestra vida en torno a la persona o personas tóxicas que nos rodean”. Por último Stamateas difunde una última estrategia en forma de sentencia final: “Cuando uno construye vínculos amorosos con los demás, es muy probable que la gente tóxica se aleje sola”.

Te puede interesar