Cerveza: estos cuatro grupos de personas no deberían beberla

Salud 02 de julio de 2022 Por LPTV
Es la bebida más consumida en el mundo. Su gran variedad de sabores se combina con su bajo contenido de alcohol. Sin embargo hay quienes no deben consumirla.
013058-1080w
CERVEZA. La bebida más consumida del mundo esta vedada para estos cuatro grupos de personas.

La bebida alcohólica más consumida en el mundo es la cerveza, con aproximadamente 175.000 millones de litros consumidos cada año en todo el planeta.

Pese a que suele tener bajo contenido alcohólico y es una bebida natural, su consumo tiene los riesgos inherentes de toda bebida con alcohol, por lo que la recomendación general es su consumo moderado.

 No obstante, hay cuatro grupos de personas que no deben de ninguna manera consumir esta bebida alcohólica. Se trata de personas con problemas de salud que podrían empeorar con el consumo de cerveza.

00000Turistas salteños agasajados en San Miguel de Tucumán

Cerveza: Quiénes no deben beberla

El primero de esos grupos es el de las personas que sufren síndrome del intestino irritable, ya que la cerveza incrementa los síntomas de esta enfermedad.

El segundo grupo que debe evitar la cerveza es el de las personas con cirrosis hepática o problemas de hígado. De hecho, este tipo de enfermedades suele ser efecto del consumo de alcohol.

Un tercer grupo sería el de las personas que sufren acidez de estómago, ya que el alcohol que contiene la cerveza reduce la capacidad del esfínter esofágico de cerrarse adecuadamente.

Por último, las personas que sufren diabetes o un estado previo a ella también deberían evitar el consumo de cerveza, porque durante su fermentación se generan azúcares que ponen en riesgo a los diabéticos.

Cerveza: Cómo nació

La cerveza es un líquido de malta dulce o fermentada saborizada con lúpulo, fabricada de forma natural. Sus principales ingredientes son cebada, lúpulo, levadura y agua, y el agua con que se la prepara debe ser pura, estéril y potable.

Contiene también cebada, que debe ser germinada, secada y tostada, el lúpulo, que le da aroma amargo, y la levadura, que permite su fermentación.

Acompaña muy bien las comidas por su sabor amargo y contenido carbónico, y tiene además propiedades medicinales: es antioxidante y protege las células de su degradación.

tarjeta-bna-previaje-precargada-credito-banco-nacion-mastercard-1280x720_crop1643235119326.jpeg_9660Pre viaje: por estafas, cancelan compras en efectivo

Su origen data del año 4 mil a.C, en la zona de la Mesopotamia del Oriente Medio, hace más de siete mil años.

La evidencia más antigua es una tablilla en la que se observan varias personas tomando cerveza de un mismo recipiente.

Los Babilonios heredaron de ellos las tareas del cultivo de la tierra y la elaboración de cerveza en una tabla de arcilla, la cual explica su fórmula de elaboración.

Su descubrimiento fue accidental: se mezcló agua con cereales y sucedió el milagro. Como resultado los sumerios humedecían el pan con agua y la levadura fermentaba la mezcla que la convertía en bebida alcohólica.

Se producía un ritual en el que la gente se unía. La historia de la cerveza es también la de la agricultura: los asentamientos se forjaban alrededor de los cultivos. Lo relevante es que era un alimento ya que tenía una fuente de azúcar difícil de conseguir.

En Egipto la denominaron “zythum” y era esencial en la dieta cotidiana. Mientras que el vino era para las clases altas, la cerveza era para el pueblo.

En época de los faraones, sus fábricas producían hasta 4 millones de litros por año, tanto, que los graneros estaban prácticamente destinados a la cebada para su elaboración y la utilizaban como moneda de cambio. Los egipcios fueron los primeros en mercantilizar la cerveza.

FUENTE: 20 Minutos

Te puede interesar