Alexa podrá imitar la voz, incluso, de personas muertas

Actualidad 23 de junio de 2022 Por LPTV
Amazon planea que su asistente de inteligencia artificial pueda hablar con la voz de cualquier persona, incluso gente fallecida; podrá imitarla.
el-parlante-inteligente-amazon-echo___VzqnmiUG2_1256x620__1
Alexa

El gigante del comercio electrónico Amazon comenzó a entrenar a su asistente de inteligencia artificial Alexa, incluido en sus parlantes Echo, para que adopte la voz de cualquier persona incluida la de un familiar fallecido, todo acorde a las preferencias de sus consumidores.

Esta evolución del habitual asistente tendrá la capacidad de detectar las características de timbre y dicción de la voz de una persona e imitarla. Es un paso importante para humanizar la relación entre las personas y las máquinas. 

El objetivo de Amazon es hacer el proceso muy sencillo, y que baste una simple grabación de menos de un minuto. Queremos "hacer que los recuerdos perduren" tras una pandemia en la que "muchos de nosotros hemos perdido un ser querido", señaló Rohit Prasad, vicepresidente senior de Amazon, en una conferencia celebrada en Las Vegas este miércoles.

151702-smart-home-news-feature-alexa-bluetooth-how-to-use-your-amazon-echo-as-a-bluetooth-speaker-im

Prasad recalcó que la meta es brindar la capacidad a Alexa para adaptarse a la vida de los consumidores e ir aprendiendo pequeños conceptos de esta sin necesidad de una gran cantidad de información externa.

Este enfoque es diametralmente opuesto al que emplean las inteligencias artificiales omniscientes y omnipotentes como DeepMind de Alphabet (ex Google) o las diferentes soluciones de OpenAI, compañía fundada por Elon Musk.

DALLE-2, el robot capaz de crear ilustraciones a través de comandos escritos en lenguaje natural, es entrenado con miles de millones de imágenes a diferencia de los asistentes como Alexa o Siri, que disponen de menos información por cuestiones de privacidad.

Pero el objetivo de Alexa no es ser omnipotente, como DeepMind de Alphabet (ex Google) u OpenAI de Elon Musk. Solo pretende ser un acompañante agradable que te ofrezca la previsión del tiempo, las citas del calendario o las nuevas ofertas en Amazon. Alexa es el dependiente simpático de una tienda.

ME42PTCUMFB4HCY5MCT7WZ62PEDisney quedó en medio del debate de una polémica ley

Sin embargo, adoptar una voz familiar puede cambiar por completo el uso y las expectativas del usuario.

En la presentación, Amazon mostró un clip promocional sobre esta idea. En este, un niño pidió a Alexa que "la abuela terminase de leerle el ‘Mago de Oz’". Alexa modificó al instante su característica voz robótica, y adoptó la voz de la abuela. Para el niño, aunque consciente de que está escuchando un altavoz, era su abuela la que lee el cuento y no Alexa.

A priori, una inteligencia artificial es todo lo inteligente que el usuario crea. Si el asistente responde a todas nuestras preguntas como un ser humano, el consumidor acabará pensando que está charlando con uno de ellos. Alguien que le comprende y quiere.

Microsoft advierte sobre el uso desmedido de la inteligencia artificial

La tecnológica de Redmond impuso nuevas reglas éticas de inteligencia artificial. Foto: REUTERS/Mike Segar.
Pero otras compañías de tecnología se muestran cautelosas acerca de hacer que el doblaje voces digitales sean tan fáciles de producir. En la previa del anuncio de Amazon, Microsoft publicó nuevas reglas éticas de inteligencia artificial (IA) que pondrían límites estrictos sobre quién podría crear voces sintéticas y cómo podrían hacerlo. ser usado.

“Es fácil imaginar cómo se podría usar para hacerse pasar por oradores de manera inapropiada y engañar a los oyentes”, dijo Natasha Crampton, directora responsable de inteligencia artificial de la compañía.

Por lo pronto, Microsoft requerirá que las empresas soliciten permiso para hacer voces artificiales, y el mes pasado comenzó a marcarlas con una señal inaudible que le permitiría identificar el uso indebido.

El concepto de usar IA para traer de vuelta el recuerdo de un fallecido, o parecerlo, no es nuevo, incluso fuera del ámbito de la ciencia ficción.

En 2020, Joshua Barbeau entrenó una versión del chatbot GPT-3 en los registros de conversación con su difunta prometida Jessica, quien había muerto ocho años antes. Y en 2018, Eugenia Kuyda construyó otro a partir de los mensajes de texto antiguos de su compañero Roman Mazurenko.

Te puede interesar

Newsletter

Suscríbete al newsletter para recibir periódicamente las novedades en tu email

Te puede interesar