LOS PRIMEROS LOS PRIMEROS

25 de Junio de 2022


Juan Zabaleta recibirá esta semana a grupos piqueteros

Será la séptima vez que el ministro de Desarrollo Social se reúna con los dirigentes enfrentados al Gobierno. Piden más planes sociales y trabajo genuino.

Política 20 de junio de 2022 LPTV LPTV
LCSAAKSNARC33JARBNLCCVCS4A
NUEVA REUNIÓN Representantes de la Unidad Piquetera Nacional serán recibidos por el ministro de Desarrollo Social.

Por séptima vez en sus diez meses de gestión, Juan Zabaleta recibirá el miércoles por la mañana a los dirigentes de la Unidad Piquetera. La reunión estaba prevista para el jueves pero el ministro de Desarrollo Social se negó a recibirlos porque miles de manifestantes cortaban las calles porteñas y amenazaban con montar carpas frente al histórico edificio ubicado en la Avenida 9 de Julio 1.925.

Los dirigentes sociales enfrentados al gobierno de Alberto Fernández reclaman la “universalización” de programas como el Potenciar Trabajo para “todos los que lo necesiten” y un incremento en la ayuda alimentaria para comedores y merenderos populares.

Además, la comitiva piquetera reclama “un salario básico de 100.000 pesos para todos los trabajadores y trabajadoras”, un punto que no está en manos de la cartera a cargo de Zabaleta ya que los haberes que cobran los beneficiarios de Potenciar Trabajo se rigen por el Salario Mínimo Vital y Móvil que está bajo la órbita del ministerio de Trabajo, a cargo de Claudio Moroni.

El 7 de abril pasado, y después de una hora y media de reunión, el Gobierno y los piqueteros parecía que habían acercado posiciones después de un acampe de 48 horas sobre la Avenida 9 de Julio. Zabaleta, junto a sus funcionarios, entre los que estaban el viceministro, Gustavo Aguilera, y el secretario de Economía Social y líder del Movimiento Evita, Emilio Pérsico, ofreció maquinaria del banco de herramientas para 3 mil proyectos productivos de las unidades de gestión que declaran las más de 30 organizaciones del frente piquetero, principalmente vinculados a la producción de alimentos y textiles.

“Hay que vincular todos los programas del ministerio al empleo formal y fortalecer el sistema de la economía popular”, había dicho Zabaleta 

El intendente en uso de licencia del municipio de Hurlingham también se comprometió a ampliar “la cantidad de artículos del módulo alimentario que reciben los comedores que administran las organizaciones y que se suman al incremento de la Tarjeta Alimentar y al programa de alimentación escolar”.

Ese mismo mes se aumentó en un 50% la prestación Alimentar (a través de la Tarjeta Alimentar) para 4.100.000 personas y se “regularizaron” las entregas de bolsones de alimentos.

Pero no fue suficiente, o se incumplió, según la versión que se escuche y si bien el diálogo no se rompió, porque la mesa de trabajo en la cartera de Zabaleta se mantuvo, la Unidad Piquetera realizó una Marcha Federal de tres días, entre el 10 y el 12 de mayo, que finalizó con unas 150 mil personas manifestando en Plaza de Mayo por “trabajo genuino” y protestando “por el ajuste acordado con el Fondo Monetario Internacional”.

A esa movilización le siguieron otras dos y la votación en el Plenario Nacional Piquetero, desarrollado en el Obelisco, que resolvió “profundizar el plan de lucha que contempla 72 horas de acampe, con fecha a definir, frente al ministerio de Desarrollo Social.

Llegado a este punto, la cita del miércoles próximo parece más formal que práctica.

Nueva reunión entre el gobierno y la Unidad Piquetera

“Vamos a la reunión con voluntad de diálogo y esperando que el ministro traiga respuestas, las demoras no han sido hasta ahora buenas y las demoras en darnos la reunión y la suspensión de las anteriores no ayudan, pero tenemos votado un plan de lucha que se activará si no hay un piso de respuestas”, dijo Eduardo Belliboni, el referente del Polo Obrero.

Desde la cartera de Desarrollo Social afirman que lo que sobra es voluntad para dialogar y resolver las demandas que plantean los dirigentes pero que la lista de beneficiarios a los programas sociales no es negociable y que a un importante número de dirigentes piqueteros no les interesa que el ministerio invierta en proyectos productivos.

La semana pasada Belliboni y el legislador porteño del Partido Obrero Gabriel Solano fueron muy criticados después de reconocer que el PO le descuenta a los afiliados que reciben el Potenciar Trabajo el 2% de lo que perciben por las cuatro horas de trabajo que realizan, esto es 19.000 pesos. En total, por año, la recaudación supera los 270 millones de pesos.

La Mesa Directiva del Polo Obrero aclaró que el descuento a sus 60.000 beneficiarios no es compulsivo, sino que se aprobó en asamblea, que se rinde cuentas, también en las asambleas, y que esa plata es destinada a financiar comedores y a solventar la logística de las movilizaciones y la estructura propia del movimiento que no recibe un centavo por parte del Estado.

Solano interpretó que el gobierno del Frente de Todos “lleva adelante un plan de guerra contra las y los trabajadores con la orientación central de cumplir con las pautas impuestas por el FMI” y entiende que “desde los dos lados de la grieta adhieren a este plan y eso explica que se haya desatado un ataque feroz contra los sectores que luchan contra el creciente empobrecimiento y en particular contra el Polo Obrero”. En este marco, anticipó que “el Congreso del Partido Obrero debate la necesidad de crear un movimiento popular con banderas socialistas”.

Horas después de la séptima reunión en el Ministerio de Desarrollo Social, Belliboni participará en la Facultad de Medicina en una mesa debate en la presentación del libro “La historia del movimiento piquetero” junto a Juan Grabois y Néstor Pitrola, dirigente del Partido Obrero. La tesis central de Luis Oviedo, el autor del trabajo, es que “el movimiento piquetero es la más genuina creación de la clase obrera en los últimos veinticinco años. Algo que se ha visto confirmado en el desarrollo de ese cuarto de siglo que atraviesa la última década del siglo XX y las dos primeras décadas de este convulsionado siglo XXI, tanto en la Argentina como en el mundo”.

Grabois es el líder del Movimiento de Trabajadores Excluidos, un dirigente social vinculado a la Vicepresidenta Cristina Kirchner y al diputado nacional Máximo Kirchner, cabeza visible de La Cámpora.

El dato no es menor, durante el armado de carpas por 48 horas que el Polo Obrero y la Unidad Piquetera protagonizaron sobre la 9 de Julio, Grabois se abrazó con Belliboni y otros dirigentes y les expresó su apoyo.

Nada hace imaginar que la reunión del miércoles allane el camino para que piqueteros y Gobierno limen sus asperezas. Al contrario, todo apunta a que, a pesar de la buena voluntad expresada de un lado y otro, las diferencias se plasmen en las calles con más cortes y piquetes.

 Fuente: Infobae

7I4NHIQ7TZFPHBMHPCWVQOR2AUCristina Kirchner reaparecerá en un acto de la CTA

Te puede interesar

Lo más visto

Newsletter

Suscríbete al newsletter para recibir periódicamente las novedades en tu email