Scioli desembarcará en un Gobierno atravesado por internas

Política 09 de junio de 2022 Por LPTV
El futuro ministro de Producción enfila hacia una gestión de alto perfil para darle volumen al Ejecutivo. En Casa Rosada ya hablan del “Plan D”.
H5ZX36RENFDB5MAEP5XHFYA7GU
PLAN D Scioli reemplaza a Kulfas y ya comenzaron las especulaciones rumbo al 2023.

En el contexto de persistentes internas oficialistas y a medida que se aproximan las elecciones de 2023, las perspectivas sobre la llegada de Daniel Scioli al Gabinete varían según el sector del Frente de Todos. Para unos cayó como una bomba o como una incómoda incógnita; para otros, como un baño de expectativa. De cualquier forma, el actual embajador en Brasil, que asumirá el lunes en un contexto convulsionado para el oficialismo, ya prepara su desembarco en el Ministerio de Producción, donde buscará elevar su perfil como nunca desde que perdió las elecciones contra Mauricio Macri. Su principal objetivo será robustecer el perfil político y de gestión del Gobierno. Pero también, deslizan no pocas fuentes, para guiar su carrera hacia la revancha electoral.

Scioli llega al Gobierno mientras sigue caliente la disputa de poder entre duros y moderados, a pesar del -fallido- intento de tregua entre Alberto Fernández y Cristina Kirchner, y a contramano del clamor de las bases, preocupadas por las perspectivas de que se imponga “la derecha” de Juntos por el Cambio. En ambos lados de la grieta del FDT hay quienes creen que su figura podría servir para, aunque sea, bajar el nivel de las olas. Pero otros, quizá más realistas, no descartan que su presencia sea el preámbulo de una nueva serie de cruces, derivados de sus supuestas ambiciones presidenciales.

En la Casa Rosada azuzan esa hipótesis. Cuentan que Massa resistió vehementemente el nombramiento de su histórico rival y que hasta última hora del sábado intentó disuadir al Presidente. También atribuyen al tigrense las dudas que se instalaron en torno a la designación -en ciertos trascendidos- después del anuncio oficial.

A muchos el temprano enfrentamiento les parece lógico. Tienen en cuenta la rivalidad que se arrastra entre ambos referentes peronistas desde 2013, cuando Scioli coqueteó con la posibilidad de acompañar a Massa en su ruidosa aventura emancipatoria, pero finalmente decidió permanecer al -incómodo pero abrigado- calor del kirchnerismo, y lo dejó solo. Aquella pelea, por si fuera poco, tuvo un segundo capítulo ese mismo año, a partir de la decepción del tigrense y de su esposa -la actual titular de Aysa, Malena Galmarini- por la actuación del entonces gobernador bonaerense durante el escándalo por el robo de un prefecto en su casa de Tigre.

En el massismo niegan cada una de esas versiones, e inclusive aseguran que Alberto Fernández le ofreció a Massa hacerse cargo del ministerio de Producción antes que a Scioli. También dicen que el vínculo con el embajador “está bien”. “Cuando Scioli se fue a Brasil, dos de sus secretarios quedaron trabajando en la Cámara de Diputados”, buscó ejemplificar un importante dirigente del Frente Renovador. Aunque luego dejó lugar para la duda: “No sé si la relación es fluida, pero no es de pelea”.

Aunque no logró disuadir al Presidente, Massa aceptó, dos días después, la invitación para que lo acompañara a Los Ángeles para participar de la Cumbre de las Américas. La propuesta fue un gesto conciliador de parte del primer mandatario, y tanto en la Presidencia como en Diputados aseguran que sirvió para apaciguar el conflicto. Massa no sólo viajó, sino que ayer dejó que circulara una foto que los muestra juntos a bordo del avión presidencial, rumbo a Estados Unidos, en pose compinche. Buscan, acaso, evidenciar que las agitadas aguas se están calmando, aunque algunos funcionarios dudan de que las gestualidades puedan traducirse en los hechos y, sobre todo, mantenerse en el tiempo.

El arribo de Scioli, anunciado en medio de la crisis política desatada el sábado con un tuit de Cristina Kirchner, provocó escozor también en las filas del kirchnerismo, señalaron en dos despachos afines a Alberto Fernández que tienen relación con el sector “duro”. Durante el fin de semana, revelaron, hubo febriles conversaciones entre intermediarios entre ambos espacios para intentar consensuar un nombre. La resistencia, según apuntaron en la Casa de Gobierno, provenía de sendas lecturas suspicaces del camporismo en atención, por un lado, a la interna, y por el otro, a las perspectivas electorales.

“La Cámpora cree que el círculo áulico más agresivo de Alberto no son ni Kato (por Gabriel Katopodis), ni (Juan) Zabaleta, ni (Jorge) Ferraresi, ni (Juan) Manzur, es decir, los que tienen territorio, sino los del Grupo Callao: Cafiero, Kulfas, Tolosa Paz. Ven que detrás de la designación de Scioli están ellos y que si Alberto se debilita, Scioli va a ser un buen candidato”, explicó un hombre que pasó un fin de semana de trabajo a destajo por esas tratativas, que terminaron en la promesa del Instituto Patria de que no habría un veto a Scioli -y así fue-. Pero en el Gobierno aseguran que el visto bueno fue más bien a regañadientes, y no a todo gusto, como quisieron dejaron asentado en el entorno de Máximo y Cristina Kirchner.

En La Cámpora y el Instituto Patria, como en el massismo, relativizaron esas miradas a todo pulmón. Ayer, en diálogo con AM 750, Oscar Parrilli, la mano derecha de Cristina Kirchner en el Senado, le deseó buenaventura a Scioli. Y dos fuentes del kirchnerismo juraron, por lo bajo, que quedó atrás la rivalidad con el ex candidato presidencial. A pesar de la innegable historia de desconfianza de la actual vicepresidenta, hoy dicen que se valora, dentro del espacio, su “lealtad”, y en particular rescatan que nunca haya denunciado, como se rumorea desde 2015, el supuesto boicot del propio kirchnerismo contra su campaña presidencial. “Si a Alberto y a sus ministros les va bien, a nosotros nos va bien. No estamos pensando en el ‘23, no todo puede leerse desde ese prisma”, dijo un importante legislador kirchnerista.

Además, aseguraron en otro despacho K, no consideran a Scioli como una amenaza, y sobre todo, lo prefieren en comparación con su predecesor. “Kulfas era el peor de todos. Era muy conflictivo, frenaba iniciativas y trabajaba por y para la lógica de la interna. Por lo menos con Scioli va a bajar el nivel de confrontación, sabe cómo moverse y va a tratar de traer sensatez”, dijo un funcionario del camporismo. Tampoco están convencidos de las aspiraciones presidenciales de Scioli, y creen que Massa -que desde hace largos meses, contra todo pronóstico, es uno de los virtuales candidatos del kirchnerismo-, “le pasa el trapo” en las encuestas.

Más allá de los matices y perspectivas, en el Gobierno hay consenso en el hecho de que Massa y Scioli disputan el mismo tipo de electorado, ese segmento de la sociedad que algunos consultores llaman “peronismo racional”, “de derecha” u “ortodoxo”. Aunque estas ideas también son descartadas por el presidente de la Cámara de Diputados.

Además de lidiar con el recelo de Massa y la desconfianza del kirchnerismo, el nuevo ministro de Producción deberá seguir de cerca y responder, por tiempo indeterminado, sobre los avances de la causa iniciada por la oposición a partir de la denuncia de la misma cartera por supuestas irregularidades en las licitaciones para construir el gasoducto Néstor Kirchner. Es decir, el meteorito que lanzó sobre el ala kirchnerista el entorno de Kulfas, el viernes, y que provocó la ira de Cristina Kirchner, luego la del Presidente, y que desembocó en su eyección del Gabinete.

De todas formas, quienes lo acompañan no ocultan las esperanzas sobre su futuro inmediato (y más allá). Aseguran que Scioli llega rodeado de la “confianza total”, no sólo del Presidente, sino de su entorno. Uno de sus principales promotores, dicen en la Casa Rosada, fue el canciller y amigo de Alberto Fernández, Santiago Cafiero, uno de los funcionarios más resistidos por La Cámpora. Y señalan que “a todos”, por el kirchnerismo, “les conviene que le vaya bien”.

Con la suma de apoyos del albertismo, el ex gobernador prepara un desembarco de alto perfil. Aún no están delineados los detalles de su jura, que se realizará el lunes en un lugar incierto, pero fuentes oficiales dijeron que planea darle “mucho volumen” a la gestión en el Ministerio de Producción. El contacto con la prensa será prioritario: hará conferencias de prensa y regará, “como hizo siempre”, dicen, su relación con periodistas y empresarios de medios.

Mientras prepara su salida de Brasilia (ayer se despidió personalmente del canciller de Jair Bolsonaro, Carlos França), asienta las bases para su desembarco en el Gabinete. En los últimos días conversó con Cafiero, con su predecesor, Kulfas, y con el titular de Economía, Martín Guzmán -con quien, dicen, tiene una “excelente relación”. Así como con algunos secretarios (del área de Pyme, Guillermo Merediz; y de Industria, Ariel Schale), para marcar los primeros lineamientos. Ya les avisó que no tiene planeado desplazar a nadie de las primeras líneas del organigrama ministerial.

El aura de su llegada se asemeja a la que rodeó a Aníbal Fernández, otro ex candidato frustrado en 2015, que arribó el año pasado al Gabinete como ministro de Seguridad, con vistas a imprimir aires de renovación en Gobierno después de la derrota en las PASO, aunque últimamente empezó a disminuir su exposición.

Además del nombre de Scioli, estaban sobre la mesa los de la vicecanciller Cecilia Todesca Bocco, economista que responde a Cafiero, y de Victoria Tolosa Paz, diputada nacional, contadora y amiga personal del Presidente. Las hipótesis sobre la elección final del Presidente varían pero, según pudo reconstruir Infobae, obedecen a que Cafiero no quiso desprenderse de su mano derecha (en Cancillería lo niegan); a que Tolosa Paz era demasiado confrontativa (el Presidente quiere resguardar la “unidad”), y a que el primer mandatario estaba determinado a traer a un dirigente con mucha experiencia en la gestión -fue vicepresidente durante el mandato de Néstor Kirchner y gobernador en las dos presidencias de Cristina Kirchner-; buen manejo político -sobrevivió a las embestidas de la entonces primera mandataria durante ocho años-; y en quien tuviera, además, una confianza ciega.

El plan "D"

Más allá de la gestión, en el Gobierno ya hay quienes hablan del “Plan D”. Es decir, la posibilidad certera de que Scioli juegue como delfín de Alberto Fernández en caso de que, como dijo un funcionario, al Presidente “no le dé” para competir por la reelección. Si esos trascendidos son reales, y los números en las encuestas se mantienen como hasta ahora, no quedaría otra opción que avalar al ex motonauta. Sin embargo, quienes visitan seguido Olivos aseguran, con mucha firmeza, que el jefe de Estado sigue siendo el único candidato. “Es una cuestión de sentido común. Si le va bien al Presidente, le va bien al peronismo”, dijo un funcionario de su círculo íntimo.

Fuente: Infobae 

foto0_1_119630_1Escasez de gasoil: Jaldo se reúne con productores cañeros

Te puede interesar