Coco, el perro que iba a ser deportado, terminó su cuarentena

General 02 de junio de 2022 Por LPTV
Había llegado el martes pasado en un vuelo proveniente de Hungría, pero no pudo ingresar a la Argentina por tener su vacuna antirrábica vencida
MBVBSISS6VAIRJE6A47IBS3UIA
El perro Coco hizo la cuarentena en Ezeiza

Hoy, cerca de las 10.30, Coco, el perro retenido la semana pasada en el aeropuerto de Ezeiza por tener su vacuna antirrábica vencida, finalmente se reencontró con su dueño, Franco Gadivia, tras recibir la correspondiente inmunización y cumplir un período de cuarentena.

“Lo que me llevo como mayor aprendizaje es la bondad de la gente, la empatía de los argentinos que me sorprendió muchísimo. Y también que antes de viajar hay que chequear cuatro veces todos los papeles. El principal culpable de esto fui yo y lo dije siempre”, comentó Gavidia.

f608x342-50086_79809_126Flor Peña criticó a De Paul por su saludo a Tini Stoessel

Coco, que tiene un año y medio, llegó el martes 25 de mayo a la Argentina en un vuelo proveniente de Hungría, país en el cual residían Gavidia y Coco hasta que se declarara el estado de emergencia por la invasión rusa a Ucrania. Al aterrizar, personal del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) detectó que Coco tenía su vacuna contra la rabia vencida hacía ocho días y comenzó un período de incertidumbre durante el cual no estaba claro cuál sería el futuro del animal y se llegó a decir que podría ser deportado o hasta sacrificado.

La incierta situación inicial del animal se viralizó rápidamente en las redes sociales con el hashtag #LiberenACoco y hasta se inició una campaña en Change.org bajo la misma consigna para evitar su deportación y lograr que se reencuentre con su Gavidia.

Finalmente, el jueves pasado, el Senasa anunció que “gracias al trabajo articulado con Aduana y el diálogo con el dueño de la mascota, se decidió que Coco cumpla con 10 días de cuarentena, sin ingreso al país, en instalaciones aduaneras y sea vacunado contra la rabia”.

Así, tras los diez días estipulados, hoy Coco se reencontró con Gavidia.

El predio

Durante la cuarentena, la mascota permaneció en un predio facilitado por la Aduana dentro de la terminal aérea internacional y fue monitoreada diariamente por dos veterinarios, uno indicado por el Senasa y otro sugerido por el propietario del perro.

“Durante el aislamiento que debió realizar el can, una veterinaria del Senasa controló y verificó a diario su bienestar, trabajando con recomendaciones de la Dirección Nacional de Sanidad Animal del organismo. El espacio cedido por Aduana, de 100 m² y acondicionado para atender la situación climática, le permitió a “Coco” jugar, correr y alimentarse sin inconvenientes. También una persona responsable designada por la familia fue la autorizada a visitarlo diariamente”, informaron desde el Senasa.

Y agregaron: “En el marco de las medidas sanitarias adoptadas, se puso en conocimiento que previo a entregar la mascota a su cuidador responsable se cumplimentó la vacunación antirrábica, la desparasitación interna y externa, y la declaración del domicilio de interdicción donde debe permanecer el canino durante los 21 días posteriores a la vacunación”.

Por su parte, Gadivia dijo: “Los primeros días se notaba que estaba asustado pero ya se acostumbró. Mucha gente se preocupaba por el frío, pero Coco nació en Polonia y aunque estaba siempre en casas, está habituado al frío a jugar en la nieve”.

“No creo que tome acciones legales. No quiero más problemas, yo lo que quería era llegar a mi casa con Coco y reencontrarme con el resto de la familia”, aseguró.

Ambos emprenderán hoy mismo el viaje hacia Córdoba, donde se encuentra el resto de su familia, la novia de Gaviria y su hija.

Según informaron fuentes del Senasa, para que un animal viaje en avión se requiere un certificado de salud del animal, que se lo desparasite, que tenga todas las vacunas al día y que esté exento de enfermedades.

Te puede interesar